¿Cómo llegó el darwinismo a España? 10. Los traductores

¿Cómo llegó el darwinismo a España? Los conciliadores

¿Cómo llegó el darwinismo a España? Los Traductores

Si preguntase por la calle cuál fue la primera traducción de Darwin que llegó a España estoy bastante convencido de que la respuesta mayoritariamente sería el Origen de las especies y por supuesto, sería una contestación incorrecta.

La historia de las traducciones al español de las obras del naturalista inglés está llena de anécdotas, obstáculos, prohibiciones, retrasos, errores, plagios y muchas paradojas…

Entrando más a fondo en la pregunta, el primer texto de Darwin que se tradujo al castellano apareció publicado en Cádiz en 1857 y formaba parte de una obra, principalmente dirigida a marineros, que llevaba el extenso título de “Manual de Investigaciones Científicas dispuesto para el uso de los Oficiales de la Armada y viajeros en general”. Se trataba de una traducción al español del Manual de Investigaciones Científicas editado por el astrónomo y matemático sir John Herschel, hijo del célebre astrónomo William Herschel. (PDF)

Aquella traducción fue realizada por el Brigadier de la Armada española Juan de Vizcarrondo a quien por tanto podemos conceder el honor de ser el primer traductor de Darwin en España, puesto que en ese Manual de Investigaciones Científicas de Herschel iba incluido un capítulo escrito por Darwin.

Manual of Scientific Enquiry (3ª edición publicada por la editorial John Murray)

Manual of Scientific Enquiry (3ª edición publicada por la editorial John Murray)

El problema es que la traducción de Vizcarrondo daba como autor de toda la obra a Herschel, algo que es totalmente incorrecto puesto que en realidad aquel Manual de Investigaciones Científicas se componía de capítulos escritos por diferentes autores como William Whewell, Joseph Dalton Hooker o el propio Darwin que se ocupó del capítulo de Geología y en donde Herschel escribió algunos capítulos pero sobre todo actuó como editor del libro.

La traducción de Vizcarrondo del Manual of Scientific Enquiry tan solo incluía un capítulo escrito por Darwin (páginas 169 a 209) por lo que no se puede considerar como la primera obra de Darwin traducida al castellano, algo que tardaría en llegar casi veinte años más.

1ª edición original The Descent of man (2 volúmenes – J. Murray 1871) Imagen Javier Peláez

1ª edición original The Descent of man (2 volúmenes – J. Murray 1871) Imagen Javier Peláez

He de reconocer que la pregunta con la que abro el artículo tiene un pequeño truco puesto que quizá daba a entender que me refería a una obra de Darwin y no solamente a un capítulo dentro de un libro de varios autores. Sin embargo, aunque nos refiriésemos a la primera traducción de una obra enteramente escrita Darwin, la respuesta seguiría sin ser El Origen de las especies puesto que el primer libro del naturalista inglés que tuvo traducción al castellano fue… El origen del hombre.

Y es que, a pesar de que The Origin of species se publicó en 1859 y The descent of man apareció en 1871, si me permiten el trabalenguas: La traducción al español de la segunda se publicó antes que la primera.

La primera versión española de The descent of man, se publicó en Barcelona con el título de “El origen del hombre. La selección natural y la sexual” en el año 1876. Apareció en la Revista catalana (y catalanista) “La Renaixensa” y su autor fue el intelectual, poeta y dramaturgo Joaquín María Bartrina al que la wikipedia olvida incluir entre sus méritos el de ser el primer traductor de una obra de Darwin en España.

Primera edición del Origen de las especies. Ed. Perojo 1877. Imagen Javier Peláez

Primera edición del Origen de las especies. Ed. Perojo 1877. Imagen Javier Peláez

Paralelamente a la publicación de Bartrina, en ese mismo 1876, se estaba fraguando la tan esperada versión española del Origen de las especies y su autor, Enrique Godínez, se encontraba ya inmerso en las labores de traducción con el beneplácito explícito y por escrito del mismísimo Darwin.

En abril de 1876 Godínez se carteaba con el insigne habitante de la casa en Down y éste le respondía así:

Estimado señor. Me place y me honra que se traduzca mi libro al español puesto que así será leído en el extenso Reino de España y en las numerosas regiones donde se habla el castellano. Ayer di a mi editor la orden de que le envíe por correo un ejemplar del Origen. No hace falta más autorización que esta carta. Nada tengo que añadir para la edición española, a no ser mis honestas esperanzas de que consiga un buen éxito con el trabajo. Quedo a su sincera disposición”. [1ª Carta de Charles Darwin a Enrique Godínez]

Tal y como indica el propio Darwin, aquella carta sirvió como autorización para la versión española de su obra y Enrique Godínez, con la “luz verde” por escrito de manos del mismísimo autor, continuó sus trabajos basándose en la sexta edición del Origen de las especies que desde la editorial John Murray le habían enviado.

Este es un dato importante a tener en cuenta. Como ya he comentado en esta serie, Charles Darwin modificó su trabajo continuamente y no escribió un solo Origen de las especies… en realidad bien podríamos decir que escribió seis Orígenes de las especies puesto que cada edición suponía numerosas correcciones a las anteriores. La sexta edición publicada por John Murray en 1872 fue aún más allá puesto que realizó importantes cambios incluso en la estructura añadiendo un capítulo más.

Ejemplar de una 6ª edición original del Origen de las especies - imagen Javier Peláez

Ejemplar de una 6ª edición original del Origen de las especies – imagen Javier Peláez

La traducción al español publicada por la editorial Perojo en 1877 se realizó a partir del texto de esa 6ª edición original publicada en 1872, y desde entonces jamás se ha publicado una traducción al español de las otras cinco ediciones (1859, 1860, 1861, 1863 y 1869), por lo que si usted entra en cualquier tienda de libros a comprar cualquier versión del Origen de las especies, lo que usted está comprando en realidad es una traducción al castellano (de las muchas que hay) de la 6ª edición de la obra.

Al año siguiente, en marzo de 1877, Godínez se puso nuevamente en contacto con Darwin para enviarle los progresos que estaba realizando en la traducción, a lo que el naturalista respondió:

Estimado señor: Hasta esta mañana no he recibido los pliegos de la traducción española de mi Origen de las especies y me gusta mucho el aspecto, el tipo, etc. Me causa alegría ver lo adelantado que va el trabajo […] Siento mucho decirle que por mi mala salud y exceso de trabajo no puedo emprender la tarea de leer con detención los pliegos. Además sería un trabajo considerable pues he olvidado mucho de lo que antes sabía de vuestro hermoso idioma por falta de práctica. Las pocas páginas que he leído me parecen muy claramente expresadas. Con mis deseos cordiales para el éxito de la obra quedo, estimado señor, fielmente vuestro”. [2ª Carta de Charles Darwin a Enrique Godínez]

Una vez finalizados los trabajos, la editorial “Biblioteca Perojo” por fin publicó en 1877 la primera edición española del Origen de las especies, teniendo además la gran idea de añadir en sus páginas estas dos interesantísimas cartas de Darwin a Godínez.

Tres años después, y a través de los editores Lucuix y Compañía de Madrid, Godínez publicaba en 1880 una segunda edición de su traducción con una nota que decía “notablemente corregida y aumentada” por lo que podemos adivinar que no terminó totalmente satisfecho de su trabajo en la primera. A pesar de este tácito descontento de Godínez con su traducción, a él le debemos la tan esperada primera versión al español, dieciocho años después de la original no lo olvidemos, abriendo una ventana de par en par al resto de versiones, traducciones y ediciones hasta nuestros días.

Traducción de López White publicado por la Editorial Sempere y cia en 1903

Traducción de López White publicado por la Editorial Sempere y cia en 1903

Las traducciones de Godínez (1877 y 1880) no solo fueron pioneras en la introducción de la obra de Darwin en España sino que significaron la base de otras traducciones para editoriales posteriores. En este punto nos encontramos con otra de las paradojas en la historia de las traducciones de Darwin al español puesto que un descarado plagio del trabajo de Enrique Godínez, a la postre resultaría fundamental en la difusión del darwinismo en castellano.

Me refiero a la traducción de López White publicada por la editorial valenciana Sempere y Cia que es una copia, apenas cambiando algunas palabras y comas, de la segunda edición de Enrique Godínez de 1880. Un plagio que ni siquiera tuvo la deferencia de mencionar el trabajo original de Godínez y que es en parte responsable del inmerecido olvido que el verdadero traductor sufrió hasta casi nuestros días.

Una de las cuestiones que llevan intrigándome desde hace ya casi una década es el número de ejemplares que se publicaron de la primera edición del Origen de las especies de 1877. Ninguno de los expertos con los que he contactado durante estos años ha sabido contestarme pero no debieron ser muchas… La traducción de Godínez con la editorial Perojo fue ávidamente leída por los especialistas de la época que se encontraban esperando una versión española desde hace mucho, sin embargo, en ningún caso podemos decir que fuese un éxito puesto que pasó desapercibida para el público en general.

Por el contrario, el plagio de López White tuvo una repercusión enorme. La editorial Sampere y Cía vendió literalmente cientos de miles de copias del Origen de las especies tanto en España como en los países de Hispanoamérica. Un hecho, tremendamente injusto que llenó los bolsillos del sello valenciano pero que, curiosamente, significó uno de los puntos más importantes en la difusión del darwinismo en España.

Antonio de Zulueta

Antonio de Zulueta

Y no me gustaría terminar este capítulo, que además pone fin a la serie, sin mencionar a otro de los grandes responsables del darwinismo en España: D. Antonio de Zulueta y Escolano, pionero de la genética en nuestro país, gran defensor de la investigación científica y sin duda, el mejor traductor que ha tenido Darwin en castellano.

Su traducción para la Editorial Calpe en 1921, y publicada originalmente en 3 volúmenes, es a juicio de todos los expertos la más científica y exacta que la obra de Darwin ha tenido durante todos estos años. El trabajo de Zulueta se ha reeditado en numerosas ocasiones por las más prestigiosas editoriales y lo más probable es que si buscas hoy entre los libros de tu propia casa y encuentras un ejemplar del Origen de las especies en español, corresponda a alguna de esas tantas ediciones de la traducción de Antonio de Zulueta.

Este post ha sido realizado por Javier Peláez (@irreductible) y es una colaboración de Naukas con la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU.

6 Comentarios

Deja un comentario

Último artículo de la serie sobre darwinismo en España: Los traductores | colaboracione...

[…] artículo podéis leerlo completo en: “¿Cómo llegó el darwinismo a España? Parte 10: Los traductores“, Además, al final del mismo, podréis encontrar los enlaces al resto de […]

¿Cómo llegó el darwinismo a España? 10. Los traductores

[…] ¿Cómo llegó el darwinismo a España? 10. Los traductores […]

MarianMarian

Muchas gracias por esta serie que he disfrutado enormemente.

¿Cómo llegó el darwinismo ...

[…] ¿Cómo llegó el darwinismo a España? Parte 10: Los traductores ¿Cómo llegó el darwinismo a España? Los Traductores Si preguntase por la calle cuál fue la primera traducción de Darwin que llegó a España estoy bastante convencido de que la  […]

José Antonio Giménez MasJosé Antonio Giménez Mas

Magnífica serie en 10 capítulos de la introducción del darwinismo en España. Mi reconocimiento y agradecimiento más sincero al autor Javier Peláez. Un cordial saludo.

Deja un comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>