#Naukas14 La toxina prodigiosa

El “carnicero de Praga” murió a consecuencia de las heridas recibidas en un atentado. Pero no por una hemorragia ni porque tuviese afectados órganos vitales. Su ejecutor viajaba en las crines de caballo que rellenaban su asiento. JJ Gallego nos lo cuenta.

Edición realizada por César Tomé López a partir de materiales suministrados por eitb.eus

Deja un comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>