Annus horribilis

francisco_jose_de_goya_y_lucientes_-_the_sleep_of_reason_produces_monsters_no-_43_from_los_caprichos_-_google_art_project

.

En 2016 hemos sabido que existen las ondas gravitacionales y que se han podido detectar. Ha sido una grandísima hazaña científico-tecnológica gracias a la cual se ha podido verificar una de las predicciones de la teoría general de la relatividad, formulada por Einstein hace un siglo. Y sobre todo, ha abierto la vía a la observación del universo mediante esos “nuevos ojos” –las ondas-, ojos que nos enseñarán aspectos hasta ahora desconocidos de lo que hay “ahí afuera”. Ha habido otros grandes avances, por supuesto, aunque sólo añadiré aquí, por los miles de vidas humanas que salvará, el de la vacuna contra el ébola que ha demostrado una eficacia del 100%.

Y sin embargo, este curioso observador del mundo que acude ante sus lectores cada dos semanas deja el año con una sensación de pesar y cierto –o mucho- pesimismo. Porque las victorias de los partidarios de la salida del Reino Unido de la Unión Europea y del candidato Donald Trump en las elecciones norteamericanas han sido dos severas derrotas de la ciencia, al haberlo sido del pensamiento crítico, pilar fundamental de aquélla.

Aunque ha sido objeto de críticas y chanzas, la palabra “posverdad” -tomada del inglés postruth– puede ser usada de forma adecuada para calificar el sustantivo “época”. De esa forma, podemos referirnos a nuestro tiempo como “época posverdad”. Esa expresión no denomina un fenómeno ya conocido, sino que nombra algo nuevo, algo acerca de lo que había ciertas pistas, elementos fragmentarios, manifestaciones parciales o anticipos, pero que no había adquirido aún verdadera carta de naturaleza. Siempre ha habido mentiras, por supuesto, pero quizás no haya habido antes tantas en el discurso público y, sobre todo, quizás nunca como ahora la falsedad o veracidad de una proposición había tenido tan poca trascendencia. En eso radica, a mi juicio, la novedad: en la “época posverdad” las verdades no importan, en la “época posthechos” (como prefiero denominarla) los hechos fehacientes no importan. Importa, más que nunca, que las proposiciones, verdaderas o falsas, se acomoden a nuestros gustos, preferencias o intereses.

Esa disposición mental no surge de manera espontánea. No nace de la nada. Aparece, en gran parte al menos, como consecuencia de la influencia que a la larga ha acabado ejerciendo el pensamiento posmoderno. El posmodernismo cuestionó de forma radical la distinción entre lo verdadero y lo falso; atribuyó a la ciencia la condición de constructo social, despojándola así de cualquier pretensión de objetividad y superioridad epistemológica; negó, en sus manifestaciones más extremas, la misma existencia de una realidad. Pues bien, ese ha sido el caldo de cultivo intelectual en que se ha desarrollado el desprecio a las nociones contrastadas, las proposiciones verdaderas e, incluso, los hechos fehacientes. Lo que no era sino el delirio de una minoría intelectual enemiga de la razón y partidaria del “todo vale”, ha acabado por convertirse en una patología social de consecuencias potencialmente devastadoras. El pensamiento posmoderno ha socavado así las bases del pensamiento crítico y de la razón.

La comunidad científica norteamericana está preocupada porque el señor Trump ha manifestado su propósito de tomar decisiones ajenas a los hechos contrastados y porque creen que su política se opondrá al progreso del conocimiento. Y los científicos del Reino Unido creen que la salida de la Unión Europea debilitará de forma significativa a la ciencia británica. De confirmarse esos temores, el avance del conocimiento se vería frenado en dos de los países con mayor tradición y potencia científica del mundo. Dejarían así un mayor espacio al avance de la sinrazón. Habría comenzado a formarse de ese modo un círculo vicioso de imprevisibles consecuencias.

—————————————————-

Sobre el autor: Juan Ignacio Pérez (@Uhandrea) es catedrático de Fisiología y coordinador de la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU

————————————————–

Este artículo fue publicado en la sección #con_ciencia del diario Deia el 31 de diciembre de 2016.

6 Comentarios

Deja un comentario

alirioalirio

La razon de Juan Ignacio
es la formula matematica
de la razon…
Asi de sencillo
muy cordialmente…

MasgüelMasgüel

¿No estarás confundiendo tu particular bestia negra con la causa de todos nuestros males?. ¡Que asuma su culpa esa “minoría intelectual enemiga de la razón”, esos herejes!. Sobre todo esa minoría “partidaria del todo vale”, tan minoría que fue la ocurrencia de un solo filósofo y en el contexto de una crítica a la unicidad de “El Métódo Científico”, parecida a las que he leído por estos andurriales. El pensamiento postmoderno socavó “las bases del pensamiento crítico y de la razón” porque, por aquél entonces, eran de arcilla metafísica o positivista. Ha llovido mucha filosofía desde entonces. Y efectivamente bajó a la Ciencia de aquél pedestal epistemológico, heredero del monoteísmo, donde se sentaba a la derecha de la Verdad. Las ciencias ya no aspira a tal cosa y también he leído cosas parecidas por aquí. La postmodernidad, del otro lado del charco, adoptó la forma de un pragmatismo perfectamente legible. Sus conclusiones son paralelas respecto a aquellos pretendidos fundamentos del conocimiento, pero nunca puso en duda la importancia de las ciencias y las tecnologías en nuestra forma de vida, nuestra riqueza, nuestras libertades políticas. Rorty no fue el Juan Bautista de Trump. Sopone no haber leído a Rorty y dar una importancia exagerada a los sí lo hemos leído. No nos caso caso ni el camarero. Trump ha ganado y la gente cree las noticias que confirman su ideología, pero pese a tu opinión desfavorable, no es culpa de lo que pasó hace cuarenta años en las facultades de filosofía.

Juan Ignacio Pérez IglesiasJuan Ignacio Pérez Iglesias

Quizás las confundo. Acepto que mi tesis es muy especulativa, pero es mi opinión. Y para poner las cosas en un contexto más amplio me remito a este artículo de Experientia Docet en su blog, (y en especial los tres últimos enlaces): edocet.naukas.com/2016/02/04/anticiencia/
y a mi serie que acaba con este artículo (aquí mismo, en el Cuaderno): culturacientifica.com/2014/09/11…-democracia/

MasgüelMasgüel

Bueno, si no Juan Bautista, ángel anunciador:

“The nonsuburban electorate will decide that the system has failed and start looking around for a strongman to vote for someone willing to assure them that, once he is elected, the smug bureaucrats, tricky lawyers, overpaid bond salesmen, and postmodernist professors will no longer be calling the shots (…) One thing that is very likely to happen is that the gains made in the past forty years by black and brown americans, and by homosexuals, will be wiped out (…) All the resentment which badly educated americans feel about having their manners dictated to them by college graduates will find an outlet.”

Achieving Our Country (1998) – R. Rorty, el postmoderno.

Juan Ignacio PérezJuan Ignacio Pérez

Parece que no soy el único que piensa que la presidencia de Donald Trump es una derrota de la ciencia y de la razón: theverge.com/2017/1/19/14258474/…nge-vaccines

MasgüelMasgüel

philosophersmag.com/index.php/re…-elect-trump

Una de cal y otra de arena. Sigo sin estar de acuerdo, pero al menos reparte a diestro y siniestro.

Deja un comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>