Los putti, los jesuitas y la ciencia

Naukas

Putti
Putti

Pedro Pablo Rubens llenaba sus lienzos con “putti”. Estos niños angelicales ayudaban a la gente a llegar al cielo, se sentaban en las cornisas de los edificios tocando instrumentos musicales, volaban desplegando pancartas, y llevaban los instrumentos de tortura a los mártires.

Eran seres ágiles, hábiles, buenos por naturaleza y, en general, bastante listos y despiertos. Características todas ellas ideales para un ayudante de laboratorio. Por ello no es de extrañar que en los dibujos que realizó para Opticorum libri sex philosophis juxta ac mathematicis utiles, de François d’Aguilon (1613) Rubens optara por los putti para esta función. Así podemos verlos examinando el ojo del Cíclope,

Cíclope

midiendo el Coloso de Rodas,

Coloso

aprendiendo las sutilezas de la visión binocular,

Binocular

demostrando la horóptera,

Horóptera

usando el primer fotómetro,

Fotómetro

o demostrando cómo se realiza la proyección estereográfica.

Estereográfica

Los jesuitas, orden a la que pertenecía d’Aguilon, se dieron cuenta rápidamente de la utilidad de usar ángeles en los experimentos. Dos razones podrían explicar el uso frecuente de esta iconografía inusual. En primer lugar, la aparición de putti en un nuevo entorno, emergente y amenazante, como era la filosofía natural en el siglo XVII permitía hacerla más familiar y, de alguna forma, domesticarla, recordando que al final era Dios el que lo dirigía todo. Por decirlo gráficamente, si los angelotes tenían a bien jugar con barómetros, la investigación experimental de la atmósfera no podía de ninguna de las maneras amenazar ni al estado ni a la Iglesia. El uso de putti sería pues un mensaje tranquilizador hacia las autoridades.

La segunda es más sutil y se basa en el hecho de que los putti, como los electrones, son indiscernibles. Esta característica permitía que se usasen para reemplazar a los jesuitas individuales a la hora de representar a la propia Compañía de Jesús en su conjunto en los libros de la ciencia emergente. En algunos casos con intención política. Un magnífico ejemplo lo tenemos en el tomo que la Provincia Belga de la Compañía publicó con motivo del primer centenario de la fundación por parte de Ignacio de Loyola: un niño alado desnudo da vueltas a una manivela en los cielos que hace que la Tierra gire por medio de un conjunto de engranajes; debajo, como leyenda, la frase Societas iesu convertit mundum; conforme el ángel hace girar el mundo, los jesuitas a los que representa lo convierten; un mensaje dirigido quizás no tanto a los protestantes, sino a otras órdenes religiosas, como la de los dominicos (frailes predicadores encargados de la Inquisición).

Los putti aparecerían como ayudantes de laboratorio en muchos libros de matemáticas y filosofía natural publicados en el siglo XVII y principios del XVIII.

Pero, si hay un libro llamativo por sibilino es el Nova experimenta magdeburgica (1658) del jesuita Gaspar Schott. Schott ya había explicado en un libro anterior, Mechanicahydraulica-pneumatica (1657), el famoso experimento de Otto von Guericke con las esferas para demostrar el vacío obtenido con la bomba de aire. En sus gráficos los experimentadores son humanos:

Magdeburg

Sin embargo en Nova los experimentadores son putti. Éstos manejan la bomba de aire librando del trabajo duro a sus colaboradores humanos. Y esto no tendría nada de extraordinario si no fuese porque Otto von Guericke era protestante, y los putti simbolizarían la improbable colaboración para la época entre católicos (jesuitas) y protestantes. Un mensaje sutil para expresar la colaboración en la investigación del mundo entre dos personas que eran amigos epistolares aunque, formalmente, enemigos irreconciliables.

magd-LV-imss

Esta anotación ha sido realizada por César Tomé López (@EDocet) y es una colaboración de Naukas con la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *