El señor de los cielos: 200 días en al aire, 2000 km de vuelo sin descanso

Frontera

El vencejo real (Tachymarptis melba) es capaz de volar sin descanso durante 200 días. Imagen: D. Occiato
El vencejo real (Tachymarptis melba) es capaz de volar sin descanso durante 200 días. Imagen: D. Occiato

Los ornitólogos saben desde hace mucho tiempo que el vencejo es una criatura especial. Las observaciones y las mediciones con radares les hacía sospechar que estas aves son capaces de pasar largos periodos en el aire, sin necesidad de tocar tierra o bajar al nido, hasta el punto de que se cree que duermen en el aire, dando vueltas en círculo. El equipo de Felix Lietchi, del Instituto Ornitológico de Suiza, acaba de presentar la primera prueba de que el vencejo real, la especie de mayor tamaño de estas aves, realiza una verdadera proeza: es capaz de pasar seis meses en el aire, durante su migración transahariana, sin bajar ni posarse en un solo momento.

Recorrido migratorio de las tres aves estudiadas. Imagen: Felix Lietchi.
Recorrido migratorio de las tres aves estudiadas. Imagen: Felix Lietchi.

El trabajo, publicado en Nature Communications [footnote]Liechti F., Witvliet W., Weber R. & Bächler E. (2013). First evidence of a 200-day non-stop flight in a bird, Nature Communications, 4 DOI: [/footnote], sugiere que estos animales realizan todas sus necesidades fisiológicas, incluido el sueño, durante su larguísimo vuelo. Los autores del estudio colocaron unos pequeños receptores a seis ejemplares de vencejo real (Tachymarptis melba) y recapturaron a tres de ellos a su regreso a Europa tras un periodo de siete meses. Los datos recogidos en los receptores indicaban la posición mediante GPS y valores como la incidencia del sol, la posición respecto al suelo y la actividad de sus alas. Los resultados, explican los científicos, no dejan lugar a dudas: los tres vencejos volaron desde África occidental hasta Europa durante el periodo de no cría y recorrieron una distancia de 2000 km durante alrededor de 200 días sin dejar de volar.

Transmisor en miniatura colocado en los vencejos. Imagen: Swiss Ornithological Institute
Transmisor en miniatura colocado en los vencejos. Imagen: Swiss Ornithological Institute

Hasta ahora se pensaba que estas grandes travesías sin detenerse solo las podían realizar animales acuáticos como las ballenas. El vuelo, argumentan los investigadores, es una actividad energéticamente más costosa que nadar o desplazarse en tierra, de modo que es de esperar que los animales alados necesiten de periodos de recuperación. Las aves que recorren grandes distancias vuelan durante horas, pero necesitan detenerse a menudo para conseguir alimentos y reponerse del gran esfuerzo. Pero los vencejos son una verdadera sorpresa para los zoólogos y para la neurociencia, pues se desconoce igualmente cómo son sus periodos de sueño y si ‘desconectan’ temporalmente un hemisferio cerebral para seguir navegando, como hacen los delfines. Lo que está claro, concluyen los autores de la investigación, es que estas aves pueden descansar en vuelo y que lo pueden hacer durante miles de kilómetros. La forma en que su fisiología les permite hacerlo todavía es un misterio.

Sobre el autor: Antonio Martínez Ron es periodista

9 comentarios

  • Avatar de Javier

    Alucinante! Suscribo lo de que es un misterio!
    Y la siguiente pregunta es: ¿qué comen? ¿qué beben?

  • Avatar de Daniel

    ¿2,000 km en 200 días sin parar de volar? Es decir que recorren solo 10 km por día en promedio. ¿Vuelan en círculos o vuelan a 0.4 km/h?

  • Avatar de José

    Se alimentan de insectos.
    En cuanto al calculo de la velocidad, pienso que no es aplicable en este caso. Ellos no tienen una meta precisa en un espacio de tiempo, sencillamente vuelan y viven el momento.

    • Avatar de David

      El secreto para no necesitar posarse es su alimentación y su fisionomía; están totalmente adaptados al vuelo contínuo (de hecho les cuesta mucho despegar, deben hacerlo desde un alto). Sus alas, de ángulo cerrado y estrechas, recuerdan a las de un caza, adaptadas para volar rápido y baja resistencia aerodinámica.
      Cuando necesitan alimentarse supongo que descienden a alturas más bajas a alimentarse de los insectos que pillan.
      Muy interesante lo de este pájaro, y más cómo ha podido haber evolucionado.

  • Avatar de Cardekor

    Alucinante.

    Donde resido anidan muchos vencejos (no de los reales que trata, sino de los que son llamado vulgarmente ‘aviones’), y ya había observado con sorpresa que eran capaces que dormir en el aire. Pero ignoraba que sus ‘hermanos mayores’ eran capaces de volar 2000 km sin parar.

    Gracias por esta entrada sobre estas aves que, por ser tan cercanas a nosotros, rara vez les prestamos la atención que se merecen. 🙂

  • Avatar de Víctor PG

    2000 son los kilómetros entre el punto de origen y destino, pero es evidente que en esos 200 días tienen que haber volado muchísimo más de 2000 kms, a no ser que sean capaces de volar a una velocidad media de 400 metros por hora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *