Las cremas hidratantes no hidratan, pero funcionan

#próxima

Capas de la epidermis

Este texto es una colaboración del Cuaderno de Cultura Científica con Next, donde se publicó originalmente

La piel sana con un grado normal de hidratación se mantiene suave y flexible. Por el contrario la piel seca se vuelve quebradiza y se rompe con facilidad. Para tratar este problema lo más común es usar un producto cosmético que contenga un humectante, como el glicerol o la urea. Esto tiene sentido además porque estas sustancias están presentes en el llamado factor de hidratación natural (FHN), un grupo de moléculas que están presentes en la piel de forma natural.

El beneficio que se les supone a estos productos cosméticos es que tienen la capacidad de incremetar la hidratación de la piel. Sin embargo, un grupo de investigadores encabezados por Sebastian Björklund, de la Universidad de Lund (Suecia), ha encontrado que esto no es cierto. Las cremas hidratantes funcionan, pero no porque hidraten.

Los investigadores emplearon métodos de resonancia magnética nuclear de estado sólido para comprobar cómo los componentes moleculares de la capa córnea, la más externa de la epidermis y también llamada stratum corneum, se veían influidos no sólo por el glicerol y la urea sino también por el ácido piroglutámico y el urocánico, todos ellos componentes del FHN.

Björklund y sus colegas encontraron que las moléculas que constituyen el FHN lo que hacen en condiciones de sequedad es incrementar la movilidad de las proteínas y lípidos de la capa córnea pero que no incrementan el contenido en agua de la piel.

La capacidad que tiene la capa córnea de la piel de mantener el equilibrio de humedad del cuerpo teniendo sólo la mitad del espesor de una hoja de papel es una de las maravillas del mundo natural. Sin embargo, los mecanismos exactos que emplea no son del todo bien conocidos, como este trabajo pone en evidencia. Lo que nos recuerda que muchas, si no la mayoría, de las afirmaciones de la cosmética actual no tienen una base científica sólida. Muy probablemente en el futuro un mejor conocimiento del funcionamiento de la piel nos provea de productos mucho más eficaces.

Referencia:

Björklund S., Andersson J.M., Nowacka A.E., Pham Q.D., Topgaard D. & Sparr E. (2014). Stratum corneum molecular mobility in the presence of natural moisturizers, Soft Matter, DOI:

Sobre el autor: César Tomé López es divulgador científico y editor de Mapping Ignorance

Esta anotación es una participación de Experientia docet en la Edición XXXIV del Carnaval de Química que organiza moles de química

8 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *