Así se crea un neandertal

Neandertal de la portada de National Geographic en noviembre de 2008.

Neandertal de la portada de National Geographic en noviembre de 2008.

Si una mañana se levanta temprano después de haber dormido mal o no haber dormido nada, cansado, malhumorado y peor encarado; y si también tiene algo de gripe, nariz rojiza,… Si además diese la casualidad que hace una semana que no tiene agua corriente, ni se ducha y sus pelos recuerdan a las cerdas de una escoba vieja; y si por casualidad su gato hubiese decidido dejarle durante la noche el recuerdo de su presencia en forma de arañazos, marcando las garras en su pómulo o mentón; y si a pesar de todo esto, tuviese el valor de mirarse en el espejo, es posible que el reflejo le devolviera la imagen del neandertal que hay en usted.

Evidentemente se trata sólo de una descripción un tanto exagerada motivada por algunas de las reconstrucciones que sobre estos humanos se han realizado a lo largo de la historia, en las que han pasado de tener un aspecto simiesco a ir pareciéndose cada vez más a nosotros en un proceso de imitación de actitudes modernas y humanización que no ha dejado de levantar polémicas.

Una de las últimas interpretaciones, que no deja indiferente, es la “imaginada” -en palabras de Juan Luis Arsuaga, uno de los codirectores de Atapuerca-, por Fabio Fogliazza, del Laboratorio de Paleontología del Museo de Historia Natural de Milán.

A partir del hallazgo, en 2011, de restos de huesos de aves y de plumas, que parecen haber sido quebrados, pelados y pulidos intencionadamente, en el interior de una cueva habitada por neandertales en la región pre-alpina italiana del Véneto, los científicos han interpretado que aquellos humanos que nos precedieron pudieron adornarse el cuerpo con plumas.

Reconstrucción de un Neandertal adornado con plumas por Fabio Fogliazza.

Reconstrucción de un neandertal adornado con plumas por Fabio Fogliazza.

Auge y desaparición

Las causas de la extinción de los neandertales han vertido ríos de tinta, entre investigadores y literatos, y han dado origen a teorías, análisis, pruebas y paradigmas, que cada poco tiempo se modifican o decaen definitivamente y son sustituidos por otras cogniciones surgidas de nuevas metodologías de estudio o de las recientes técnicas de investigación.

Entre ellas, la realización de nuevas dataciones con carbono-14 partiendo de la purificación del colágeno para pruebas de ADN, que permite eliminar restos de contaminación que podrían alterar la cronología de las muestras haciéndolas parecer más recientes de lo que son.

Álvaro Arrizabalaga presentando algunas de las reconstrucciones de Neandertales de los últimos años. ©Izaskun Lekuona.

Álvaro Arrizabalaga presentando algunas de las reconstrucciones de neandertales de los últimos años. ©Izaskun Lekuona.

La investigación, recientemente publicada en Journal of Human Evolution, ha permitido al profesor de Prehistoria de la UPV/EHU Álvaro Arrizabalaga afirmar que entre los últimos restos neandertales seleccionados de tres cuevas situadas en los extremos occidental y oriental de los Pirineos, por donde se produce el flujo de poblaciones y animales entre la península y el continente, y los primeros restos de humanos modernos hay al menos un millar de años de diferencia.

Arrizabalaga concluye que la fotografía en la que podrían verse juntos a cromañones y neandertales no sucedió nunca, no sólo en la península ibérica, sino en toda Europa occidental, tal como afirmaba en la conferencia de la última Zientziateka organizada por la Cátedra de Cultura Científica.

Lo curioso de la última investigación científica que envuelve a los neandertales es que no se refiere a su final, sino a su principio.

Excavaciones en la Sima de los Huesos. Foto: Javier Trueba-Madrid Scientific Films.

Excavaciones en la Sima de los Huesos. Foto: Javier Trueba-Madrid Scientific Films.

La revista Science ha publicado hace solo unos días el resultado de los análisis realizados sobre 17 cráneos humanos hallados en la Sima de los Huesos, en Atapuerca, veintiún años después de que se presentaran en Nature los tres primeros encontrados en este yacimiento.

Los cráneos, de los que 7 son completamente nuevos, tienen una antigüedad de 430.000 años y de momento se desconoce a qué especie pertenecen, porque presentan algunos rasgos de humanos arcaicos, pero otros apuntan a una neandertalización, lo que apoya la teoría de que la evolución neandertal no ocurrió de una sola vez, sino que sus rasgos se fueron desarrollando por separado y a lo largo de diferentes momentos, es decir, que tuvieron una evolución modular.

Juan Luis Arsuaga apunta a que la cara y los dientes se adelantaron a otras partes de la calavera en la evolución, junto con la articulación de la mandíbula lo que, según el investigador, sugiere algún tipo de especialización en el aparato masticador, que como indican Bruner y Lozano, podría no estar relacionada con la alimentación, sino con el uso por parte de los neandertales de la boca como una tercera mano en la que apoyarse, al no tener un sistema neural preparado para garantizar la conexión cerebro-cuerpo en tareas complejas.

Los científicos calculan que en el interior de la Sima de los Huesos hay en total una treintena de individuos cuyos esqueletos están completos, pero altamente fragmentados y mezclados, que pertenecerían a una misma población biológica, lo que facilitaría a los investigadores estudiar la variación genética en el interior de la población, como ya ocurre en las investigaciones del paleontólogo Carles Lalueza-Fox en el clan localizado en la cueva del Sidrón.

Cráneo 17 descubierto en la Sima de los Huesos, Atapuerca. Foto: Javier Trueba-Madrid Scientific Films.

Cráneo 17 descubierto en la Sima de los Huesos, Atapuerca. Foto: Javier Trueba-Madrid Scientific Films.

Referencias:

Arsuaga J.L., L. J. Arnold, A. Aranburu, A. Gracia-Tellez, W. D. Sharp, R. M. Quam, C. Falgueres, A. Pantoja-Perez, J. Bischoff & E. Poza-Rey & (2014). Neandertal roots: Cranial and chronological evidence from Sima de los Huesos, Science, 344 (6190) 1358-1363. DOI: http://dx.doi.org/10.1126/science.1253958

R.E Wood, A. Arrizabalaga, M. Camps, S. Fallon, M.-J. Iriarte-Chiapusso, R. Jones, J. Maroto, M. de la Rasilla, D. Santamaría, J. Soler, N. Soler, A. Villaluenga, T.F.G. Higham. The chronology of the earliest Upper Palaeolithic in northern Iberia: New insights from L’Arbreda, Labeko Koba and La Viña, Journal of Human Evolution (2014). http://dx.doi.org/10.1016/j.jhevol.2013.12.017.

Julià Maroto, Manuel Vaquero, Álvaro Arrizabalaga, Javier Baena, Enrique Baquedano, Jesús Jordá, Ramon Julià, Ramón Montes, Johannes Van Der Plicht, j, Pedro Rasines, Rachel Wood. Current issues in late Middle Palaeolithic chronology: New assessments from Northern Iberia Quaternary International (2012) doi:10.1016/j.quaint.2011.07.007.

Bruner, E., Lozano, M. 2014. Three hands for the Neandertal lineage: reply to the comments. Journal of Anthropological Sciences 92: 303-305. doi: 10.4436/JASS.92015.

Bruner, E., Lozano, M. 2014. Extended mind andvisuo-spatial integration: three hands for the Neandertal lineage. Journal of Anthropological Sciences 92: 273-280. doi:10.4436/JASS.92009.

Este anotación ha sido realizada por Javier San Martín, (@SanMartinFJ) (@ACTIVATUNEURONA) y es una colaboración de Activa Tu Neurona con el Cuaderno de Cultura Científica.

2 Comentarios

Deja un comentario

Así se crea un neandertal

[…] Así se crea un neandertal […]

Prof. Juan Manuel Muñoz GamberoProf. Juan Manuel Muñoz Gambero

Agradecería, porque tengo mucho interés, en conocer la dirección del escultor Fabio Fogliazza, a ver si podemos hacerle un encargo de neandertal Gracias.

Deja un comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>