Las contorsiones de una enzima clave para la tuberculosis

Investigación UPV/EHU

Las contorsiones de una enzima clave para la tuberculosis

El grupo liderado por Marcelo Guerin, profesor de investigación Ikerbasque y líder del grupo de Glicobiología Estructural de la Unidad de Biofisica (CSIC – UPV/EHU), y el profesor Pedro Alzari, director de la Unidad de Microbiología Estructural del Instituto Pasteur de Paris, ha descubierto nuevas características de la enzima PimA que podrían ser útiles en la lucha contra la tuberculosis, segunda causa de muerte en el mundo por un agente infeccioso tras el VIH.

La investigación publicada por el equipo de los doctores Guerin y Alzari en Nature Chemical Biology muestra reordenamientos estructurales (cambios de conformación) de tipo “hebra-β a α-hélice” y “α-hélice a hebra-β” en la enzima glicosiltransferasa PimA. Además ha demostrado que dichas transiciones ocurren en la interfaz entre la enzima y la membrana celular, siendo críticas para su función. Estos datos experimentales, representan el primer ejemplo de este tipo de transiciones en una enzima, contribuyendo no solo a un entendimiento detallado a nivel molecular de los cambios de conformación que sufre PimA a lo largo de su ciclo catalítico sino también al desarrollo de nuevos conceptos en enzimología.

La enzima PimA es esencial para el crecimiento de Mycobacterium tuberculosis, el agente causal de la tuberculosis. En concreto PimA inicia la síntesis de manósidos de fosfatidil-inositol, elementos estructurales clave de la pared celular y factores de virulencia de Mycobacterium tuberculosis, ya que modulan la actividad inmunológica del huésped. Estos resultados pueden también resultar de utilidad para la identificación de inhibidores de esta enzima.

Estos estudios se han llevado a cabo en el marco de un proyecto financiado por la Comunidad Europea, MM4TB -More Medicines for Tuberculosis- focalizado en el descubrimiento y desarrollo de nuevos fármacos contra la tuberculosis. El consorcio, que agrupa a 25 organizaciones de 13 países, surgió tras una experiencia previa en la que ya se consiguió descubrir una nueva serie de compuetos, las benzotiazinonas (BTZ), actualmente en fase de desarrollo preclínico.

Referencia:

Giganti D., David Albesa-Jové, Saioa Urresti, Ane Rodrigo-Unzueta, Mariano A Martínez, Natalia Comino, Nathalie Barilone, Marco Bellinzoni, Alexandre Chenal, Marcelo E Guerin & Pedro M Alzari (2014). Secondary structure reshuffling modulates glycosyltransferase function at the membrane, Nature Chemical Biology, 11 (1) 16-18. DOI:10.1038/nchembio.1694

Edición realizada por César Tomé López a partir de materiales suministrados por UPV/EHU Komunikazioa

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *