Frases hechas de la ciencia y más allá

Naukas

Einstein-Dice

“Eppur’ si muove” (y, sin embargo, se mueve), soltó Juan Pablo II tras subir al podio con dificultad durante un sínodo en octubre de 1994, estrenando su nueva prótesis de cadera. Estaba citando a Galileo Galilei, de quien se dice que musitó esas mismas palabras tras repudiar públicamente el sistema copernicano bajo la persuasiva influencia de la Inquisición, y a quien el propio papa había rehabilitado dos años antes. “Eppur’ si muove”i es un ejemplo de las frases hechas de la ciencia, frases nacidas en y alrededor de la ciencia, y que se emplean ampliamente fuera de ella. Aquí tienes una muestra.

Fue un “momento eureka”ii aquel en el que la “manzana de Newton”iii golpeó al joven Isaac. Hizo que asociase la fuerza que arrastraba la manzana a la tierra con la fuerza que mantenía a la Luna en su órbita (“essentia non multiplicanda sine necessitate”iv). Dos décadas más tarde Newton había unido todo el universo mediante la gravedad, sin afirmar conocer su causa (“hypotheses non fingo”v). Lo que sí sabía era que Dios tenía que intervenir de vez en cuando para conseguir que los planetas se mantuviesen en sus órbitas, cosa que éste continuó haciendo hasta que Pierre Simon de Laplace demostró que ya no hacía falta (“Sire, je n’ai pas besoin de cette hypothèse”vi). Y eso que poco antes Francia se había jactado de que “la Republique n’a pas besoin des savants”vii.

Cambiando de tema en un “salto cuántico”viii, se puede observar como, si bien “cogito ergo sum”ix podría ser una buena forma de comprobar la propia existencia para un filósofo, probó ser mortal para “el asno de Buridan”x. Y es que la naturaleza parece estar interesada en la “supervivencia del más apto”xi, no del más inteligente. Con todo, esto no tiene importancia a largo plazo ya que, a pesar de la gigantesca y constante cantidad de energía en el universo (“E = mc2, E = hνxii), “die Entropie strebt einem Maximum zu”xiii; ni siquiera el “demonio de Maxwell”xiv podría salvar al universo de la “muerte térmica”xv.

Pero lo mismo no tendríamos que preocuparnos siquiera por el destino final del universo. El que la guerra o la polución acaben con nosotros antes no es en absoluto descartable. Un “invierno nuclear”xvi sería seguido por una “primavera silenciosa”xvii que, alternativamente, podría conseguirse por cocción (“efecto invernadero”xviii) o tostado (“agujero en la capa de ozono”xix) de muchos de los seres vivos de la Tierra. Llegados a este punto ni siquiera si “la ontogenia recapitula la filogenia”xx sería de interés académico. Y, dado que “ex nihio nihil fit”xxi, encontraríamos poco consuelo en saber que “ex ovo omnia”xxii y que la vida fue una “doble hélice”xxiii.

Y tú, ¿conoces más frases hechas de la ciencia y su origen?

Notas:

iEl uso de la frase por parte del papa está documentada en diversos textos, entre ellos “Testigo de esperanza” de George Weigel, Plaza & Janés (2000).

ii“Lo encontré”, grito triunfal de Arquímedes mientras saltaba fuera de la bañera teniendo la idea para una balanza hidrostática con la que comprobar que la nueva corona de su rey era de oro puro.

iiiEl primer registro de esta famosa anécdota aparece en las notas de una entrevista con un Newton ya muy mayor, alrededor de 1725. Su popularidad se debe a Voltaire.

iv“Los principios no deben aumentarse innecesariamente”, es una forma de expresar la “navaja de Ockham”, un precepto atribuido al filósofo escolástico William of Ockham.

v“No concibo hipótesis”, el rechazo de Newton a especular acerca de la causa de la gravedad. Erróneamente se ha visto esta frase como el núcleo de su método científico, y el correcto.

vi“Sire, no necesito esa hipótesis”, respuesta atribuida a Laplace a la pregunta de Napoleón de por qué Dios no aparecía en su mecánica celeste y sistema del mundo.

vii“La República no necesita científicos”, la respuesta a los esfuerzos por librar de la guillotina a Antoine-Laurent Lavoisier.

viiiUn concepto del que se abusa tomado de la teoría atómica de Niels Bohr (1913) en lo que se refiere a las transiciones bruscas entre órbitas (sin que existan estados intermedios) de los electrones.

ix“Pienso luego existo”, la base última del conocimiento para René Descartes.

xEl burro super-lógico que murió de hambre cuando el principio de razón suficiente hizo que fuese incapaz de elegir entre dos montones de paja igualmente atractivos. La paradoja no es de Jean Buridan, sino que se usó contra sus argumentos. Nótese la inquina.

xiLa lección que se supone se extrae, y constituiría la base, de la teoría de la evolución según “El origen de las especies” de Charles Darwin.

xiiLos equivalentes de la energía (E) en masa (m) y frecuencia de la radiación (ν), según aparecen en la relatividad de Einstein y la hipótesis cuántica de Max Planck, respectivamente; c, velocidad de la luz en el vacío, y h, cuanto de acción, son constantes universales.

xiiiLa mitad de la formulación de Rudolf Clausius (1865) de los principios de la termodinámica: “La energía del universo es constante; la entropía tiende a un máximo”.

xivEl microsuperhéroe creado por James Clerk Maxwell que lucha contra el incremento de la entropía.

xvUna expresión del siglo XIX para referirse a la penosa situación tras la muerte y disgregación de las estrellas (todas, presentes y futuras).

xviLa consecuencia de evitar que la radiación solar alcance la superficie terrestre mediante la inyección en la atmósfera de cantidades ingentes de polvo por el estallido de explosiones nucleares reiteradas, un concepto introducido por Carl Sagan como analogía con el acontecimiento que habría puesto fin a los dinosaurios.

xviiLa consecuencia del uso descontrolado de pesticidas, un concepto introducido por Rachel Carlson.

xviiiLa acción de algunos gases en la atmósfera de evitar que la energía solar, reconvertida en radiación térmica, escape de la Tierra, actuando como lo hacen los vidrios o plásticos de un invernadero.

xixUn desgarro en la capa que protege la vida terrestre de un exceso de radiación ultravioleta.

xxEl concepto de que “el desarrollo del embrión es un resumen de la historia del género” formulado por Ernst Haeckel en 1874.

xxi“Nada viene de la nada”, frase atribuida a Parménides y popular durante la escolástica.

xxii“Todo viene del huevo”, idea expresada por William Harvey en 1651

xxiiiEl modelo propuesto por Watson y Crick para el ADN.

Este post ha sido realizado por César Tomé López (@EDocet) y es una colaboración de Naukas con la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU.

8 comentarios

  • Avatar de Samuel Dalva

    Como nadie se anima, otra más: «horror vacui».

    Cuyo origen se puede remontar hasta Aristóteles y su «Física», en la cual desarrolla la idea de que el vacío no puede existir en la naturaleza. [Nota#1]

    La frase más cercana a sería «Natura abhorret vacuum», escrita por Rabelais en su «Gargantúa». [Nota#2]

    [Nota#1]
    Siendo estrictos, no niega su existencia sino que tan pronto se produce el vacío enseguida se rellena con materia circundante.

    [Nota#2]
    http://books.google.es/books?id=tBROAAAAcAAJ&pg=PA1&vq=%22natura+abhorret+vacuum%22&hl=es&source=gbs_selected_pages&cad=2#v=onepage&q=%22natura%20abhorret%20vacuum%22&f=false

    Curiosamente, no aparece dicha frase en la que CREO que es el libro original.
    (en concreto, no aparece el texto «Mon compagnon, courage…: natura abhorret vacuum»)
    http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/btv1b8609586k/f23.image.r=Rabelais

  • […] “Eppur’ si muove” (y, sin embargo, se mueve), soltó Juan Pablo II tras subir al podio con dificultad durante un sínodo en octubre de 1994, estrenando su nueva prótesis de cadera. Estaba citando a Galileo Galilei, de quien se dice que musitó esas mismas palabras tras repudiar públicamente el sistema copernicano bajo la persuasiva influencia de la Inquisición, y a quien el propio papa había rehabilitado dos años antes. “Eppur’ si muove”i es un ejemplo de las frases hechas de la ciencia, frases nacidas en y alrededor de la ciencia, y que se emplean ampliamente fuera de ella. Aquí tienes una muestra. […]

  • Avatar de Emilio Molina

    Me encanta la de «salto cuántico»; me resulta imposible no pensar en un salto muy, muy, muy chiquitín, muy mierdecilla, una nimiedad irrisoria de distancia de salto.

  • Avatar de carmenou

    Frases de algunos autores de la Antigüedad:

    Platón:
    – ἀεὶ ὁ θεὸς γεωμετρεῖ. Aei ho theos geōmetreî (Dios siempre hace geometría)
    – ζῷον δίπουν ἄπτερον ζῷον δίπουν ἄπτερον. Oûtós estin o Plátōnos ánthrōpos latuṓnychon (El hombre es un animal de dos patas, sin alas y con unñas planas). Definición platónica de “hombre”, en medio de un célebre rifirrafe entre Platón y Diógenes.
    – ἀγεωμέτρητος μηδεὶς εἰσίτω .Ageōmétrētos mēdeìs eisítō (Que no entre nadie que no sepa geometría). Según la leyenda, inscripción en el frontón de la Academia.

    Arquímedes (atribuidas):
    – δῶς μοι πᾶ στῶ καὶ τὰν γᾶν κινάσω. Dôs moi pâ stô, kaì tàn gân kīnā́sō (Dame un punto de apoyo y moveré la tierra)
    – μὴ μοῦ τοὺς κύκλους τάραττε. Mḕ moû toùs kúklous táratte (No deshagas mis círculos). Según la tradición, últimas palabras de Arquímedes antes de ser asesinado por un soldado romano durante el ataque a Siracusa.

    Demócrito:
    “Los principios de todas las cosas son los átomos y el vacuo; todo lo demás es dudoso y opinable”. Atribuida por Diógenes de Laercio, en el libro IX de Vidas, opiniones y sentencias de los filósofos más ilustres

    Herón de Alejandría (atribuida):
    “Nada está vacío en el universo”

    Horacio
    – “Nullius addictus jurare in verba magistri” (No me siento obligado a jurar por las palabras de maestro alguno), frecuentemente simplificada como “Nullius in verba”. Se refiere a la necesidad de obtener evidencias en lugar de apelar al criterio de autoridad.
    – “Dimidium facti, qui coepit, habet: sapere aude, / incipe” (Quien ha comenzado, ya ha hecho la mitad: atrévete a saber, empieza), frecuentemente simplificada en “sapere aude” (atrévete a saber)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *