El temor en los tiempos del ébola, por Guillermo Quindós

Conferencia

La epidemia de ébola en África nos causó un gran temor por su agresividad y alta mortalidad. Y queda quizás la sensación de que la comunidad internacional no es capaz de contener la propagación de una enfermedad para la que no existe un tratamiento específico. El ébola, como otras muchas enfermedades, es el reflejo de los desequilibrios existentes en nuestro planeta. Para su contención es imprescindible un conocimiento básico de qué es el ébola, dónde habita el virus que lo provoca, cómo se transmite, cuáles son sus síntomas más característicos y las pruebas que permiten su diagnóstico. Es importante situar en un contexto adecuado la importancia de esta enfermedad y la utilidad y los problemas éticos de los tratamientos y vacunas experimentales que podrían prevenirla.

Guillermo Quindós, catedrático de Microbiología en la UPV/EHU, ofreció una charla-coloquio titulada ‘El temor en los tiempos del ébola’ el pasado 15 de octubre. La Zientziateka es una iniciativa que organizan mensualmente la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU y AlhóndigaBilbao para divulgar asuntos científicos de actualidad.

Edición realizada por César Tomé López a partir de materiales suministrados por eitb.eus

1 comentario

  • Avatar de JULIO FABIAN BASOALTO

    Interesante material de lectura, la mortalidad del 75% bajo notablemente en los casos registrados en África, cerca de 25000 casos confirmados de contraer el virus. La vacuna esta siendo procesada en base a aquellos casos que han sobrevivido al virus. Si mal no recuerdo Nigeria ya estaba en la tasa cero de infección habiendo erradicado el virus.
    El tema que me atrajo a escribir un comentario es que fallecen mas niños por año debido a la desnutrición, a la tuberculosis, el sarampión, la viruela, malaria, y si vemos la reaparición de la lepra.
    Temas interesantes para investigar, debatir y reflexionar.
    Lic JULIO FABIAN BASOALTO
    Especialista en Ébola
    Universidad de Amsterdam
    Universidad de Emory

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *