Galileo vs. Iglesia Católica redux (I): Antecedentes

Experientia docet

Esta imagen que el ilustrador belga Jean-Leon Huens realizó para la National Geographic Society apareció en la serie Cosmos de Carl Sagan y, en el libro basado en la misma, aperece la leyenda que incluimos:

Galileo Galilei (1564-1642). En esta pintura de Jean-Leon Huens, Galileo intenta convencer a los escépticos eclesiásticos de que en la Luna hay montañas y de que el planeta Júpiter tiene varias lunas propias. La jerarquía católica no se dejó convencer. Galileo fue procesado por “sospecha grave de herejía”. Condenado gracias a un documento falsificado, pasó los últimos años de su vida bajo arresto domiciliario, en su pequeña casa de las afueras de Florencia. Galileo fue la primer persona que utilizó el telescopio en el estudio de los cielos.
Galileo Galilei (1564-1642). En esta pintura de Jean-Leon Huens, Galileo intenta convencer a los escépticos eclesiásticos de que en la Luna hay montañas y de que el planeta Júpiter tiene varias lunas propias. La jerarquía católica no se dejó convencer. Galileo fue procesado por “sospecha grave de herejía”. Condenado gracias a un documento falsificado, pasó los últimos años de su vida bajo arresto domiciliario, en su pequeña casa de las afueras de Florencia. Galileo fue la primera persona que utilizó el telescopio en el estudio de los cielos.

Este corto párrafo, con su uso preciso de los adjetivos, y la propia ilustración, con ese gesto del cardenal, vienen a resumir la visión generalizada que hoy puede tener una mayoría respecto a las relaciones entre Galileo y la Iglesia Católica (IC) o, visto desde otro punto de vista, del inmovilismo de la IC con respecto a las novedades científicas, entonces y ahora. Pero, ¿realmente esto fue así? ¿No estaremos ante una combinación de falacia del historiador y presentismo? En esta anotación y las próximas exploraremos las circunstancias en las que se produjeron los descubrimientos de Galileo con el telescopio, la posición de la IC y cómo se desarrollaron los hechos en el contexto de la época. Dicha exploración, muy sencilla, pondrá de relieve hechos sorprendentes para algunos y, lo que puede resultar más interesante, nos permitirá reflexionar sobre cómo el conocimiento institucionalizado responde ante descubrimientos experimentales revolucionarios, aún aceptando la verosimilitud de dichos resultados experimentales.

Empecemos por el principio, estableciendo los antecedentes. En anotaciones posteriores veremos los descubrimientos objeto de polémica y, finalmente, cómo se desarrolló ésta.

El telescopio se inventó poco antes del año 1600 y Galileo empezó a usarlo para observaciones astronómicas en 1609. Galileo fue uno de los primeros en usarlo para este fin y, al hacerlo, descubrió muchos datos interesantes que influyeron notablemente en el debate entre los proponentes de la teoría geocéntrica (o ptolemaica) y la heliocéntrica (o copernicana). Publicó su primer conjunto de datos en 1610, y descubrimientos adicionales los años siguientes.

Serían estos datos lo que llevarían a Galileo a verse envuelto en una disputa muy conocida con la IC, que hoy discutimos. Dicho esto veamos someramente la situación religiosa en la época de Galileo.

No sorprenderá a nadie si digo que la IC prefería [la elección de este verbo no es casual] la teoría ptolemaica. Una de las razones para ello (pero no la única) tiene que ver con varios pasajes de las escrituras cristianas que sugerirían que la Tierra está estacionaria y que el Sol se mueve alrededor de ella. Por lo tanto, la disputa entre Galileo y la IC conlleva exégesis (interpretación) de los textos bíblicos.

Lo que si puede que sorprenda a más de uno es la afirmación de que la IC tenía en esa época una dilatada historia de tolerancia (tolerancia no significa aceptación) con los nuevos descubrimientos científicos. Aquí, quizás debamos hacer un llamamiento a no confundir las actuaciones de la Inquisición en la España justo anteriores y en esta época, la de los Reyes Católicos y Carlos I, con las posiciones doctrinales de la IC en Roma. Así, por ejemplo, la IC no se oponía al sistema copernicano per se, siempre y cuando fuese visto, y enseñado, desde un punto de vista exclusivamente instrumentalista, lo que no contradecía a las escrituras. Lo que las observaciones de Galileo harían sería apuntar hacia el realismo de ese sistema. Pero lo que hemos de hacer notar es que la IC no se oponía a los nuevas ideas científicas y estaba dispuesta a reinterpretar la escritura cuando era necesario en función de los nuevos descubrimientos.

Como lo anterior puede resultar llamativo es posiblemente conveniente también recordar que, la IC, a diferencia de los protestantes que sólo tienen las escrituras, tiene tres fuentes de doctrina: aparte de las escrituras, están la tradición y los padres/doctores. La existencia de las fuentes de doctrina adicionales le confiere a la IC cierta cintura interpretativa, extremadamente lenta, pero cintura al fin y al cabo. Es fácil comprobar cómo la IC ha ido cambiando posiciones respecto a muchos aspectos de la interpretación del universo a la vista de los nuevos conocimientos científicos a lo largo de los siglos. No es de extrañar pues que los creacionistas literalistas, por ejemplo, sean protestantes en su inmensa mayoría.

A pesar de todo lo anterior, el comienzo del siglo XVII fue una época muy sensible para la IC. La Reforma Protestante había comenzado el siglo anterior, cuando la víspera de la festividad de Todos los Santos, el 31 de octubre de 1517, Martin Luther, siguiendo la costumbre universitaria, clavaba en la puerta de la iglesia del castillo de Wittenberg las 95 tesis de la Disputatio pro declaratione virtutis indulgentiarum. Desde entonces toda la maquinaria de la IC estaba dedicada a evitar la propagación de lo que consideraba posturas heréticas. Por lo tanto, los descubrimientos de Galileo llegaron en un momento en el que la IC era menos tolerante de lo que podría haber sido en otras circunstancias.

Finalmente hay que decir que Galileo no buscaba el enfrentamiento. Galileo era un devoto católico y no pretendía en ninguna manera erosionar la doctrina de la IC. Por esto mismo no se tomó a la ligera la idea de que algunas de sus propuestas pudiesen ser heréticas. Galileo, como tendremos ocasión de comprobar, tenía auténticas diferencias de opinión sobre la exégesis bíblica, y estas diferencias jugarían un papel fundamental en el desarrollo de los acontecimientos.

Sobre el autor: César Tomé López es divulgador científico y editor de Mapping Ignorance

36 comentarios

  • Avatar de jklñ

    Cuándo la IC se dio cuenta que galileo estaba en lo cierto? seguían entonces temerosos de Lutero? eso es cintura, venga por favor…

    • Avatar de César

      ¿Qué parte de “extremadamente lenta” no entiendes exactamente?

      Si me he decidido a escribir esta serie es precisamente porque la posición que describo al comienzo, siendo falsa, también parace inatacable.

      No seré yo quien defienda a la IC. De hecho soy radicalmente ateo y laicista. Pero también es cierto que me esfuerzo, en la medida de mis posibilidades, en ser objetivo. Y las cosas en general, más que nos pese y con lo que ello nos facilitaría la vida, no son negras o blancas. El hecho cierto es que desde la Reforma Protestante la IC endureció sus ejes doctrinales y aparecieron órdenes, como la Compañía de Jesús, que se dedicaron a combatirla intelectualmente (para lo inquisitorial ya estaban los dominicos).

      En anotaciones próximas veremos más aspectos sorprendentes, pero documentados, del proceso a Galileo.

  • Avatar de Laura Morrón

    Hola César,
    Antes que nada, felicidades por el post, como siempre es excelente.
    Hace años me leí una biografía de Galileo y pude comprobar cuánto difiere la verdadera historia del conflicto con la IC de la visión simplista y propagandística que nos han vendido. Los hechos son mucho más ricos y complejos que IC mala malísima contra Galileo mártir de la ciencia.
    Ya tengo ganas de leer el resto de entradas que, con sumo rigor, nos mostraran los hechos que acontecieron.
    Un beso,
    Laura

  • Avatar de Enrique Joven

    Espero tus próximas entradas yo también, César.
    De Galileo y la IC se ha escrito mucho, y con muchos errores. Era, como dices, ferviente católico, y tenía grandes amigos entre los propios jesuitas, como el mismo Clavius, uno de los artífices del cambio al calendario gregoriano. Contrastaremos fuentes y opiniones, si quieres.

  • Avatar de Reyes

    Hola,
    He leído varios libros escritos por Galileo y también algunos escritos sobre él. Su obra y su historia me parecen imprescindibles. Espero el resto de entradas para seguir ampliando conocimientos sobre mi personaje favorito de la historia de la física (hasta tengo una camiseta pintada a mano con una reproducción de una de las ilustraciones de Sidereus Nuncios).
    Un saludo,
    Reyes

  • Avatar de RAFAEL BOLIVAR BELTRE LEBRON

    LA IC ATRAVEZ DE LOS SIGLOS HA COMETIDO MUHISIMOS ERRORES, POR LOS CUALES HA TENIDO MUCHAS VECES QUE PEDIR PERDON, PERO TODAVIA NO HE OIDO QUE HAYA PEDIDO PERDON POR HABER JUZGADO A GALILEO Y OBLIGARLO A CONTRADECIRSE Y TOMAR LA CICUTA POR ALGO QUE AHORA ESTA CIENTIFICAMENTE COMPROBADO COMO ES , QUE LA TIERRA ES LA QUE SE MUEVE ALREDEDOR DEL SOL , COMO BIEN ESTABLECIO COPERNICO, DE QUIEN SE DICE CON MUCHA JUSTICIA QUE PARO EL SOL , POR CREERSE QUE ESTE GIRABA ALREDEDOR DE LA TIERRA.

    • Avatar de Gala

      Que tú no lo hayas oído no significa que no haya existido: Juan Pablo II pidió perdón por el caso Galileo. No obstante, a mi modo de ver, no debió pedir perdón por nada. La lectura de esta sería de 7 posts deja caldo que no hay motivosnpara pedir perdón por este caso.

  • Avatar de Tom Wood

    Parece que un siglo despues los “ganadores” reescribieron la historia de forma parcializada, para adecuarla a los intereses de su epoca. Gracias a Dios hace unos “dias” atras llegaron estos blogs, esta democracia cientifica y ya ningun potentado puede escribir la historias cientificas del momento a sus unicos antojos. Mejor dicho, podran hacerlo cada vez menos. Y otra cosa es que ahora todo si queda grabado y al final se puede saber con exactitude que dijo cada uno,… es decir, no podran redescribir la historia al acomodo de sus egos, ya que todo se grabo en tiempo real. Un pribilegio, del que gozaran, todas las generaciones, a partir de este siglo. Eso tiene a muchos muy molestos y agresivos,.. definitivamente, no estan preparados mentalmente, para entrarle a la democracia cientifica que empesamos a vivir. (disculpen, no tengo corrector, ni tiempo.)

    http://www.upcomillas.es/centros/ctr/Documentos/Dtch-01_.pdf

  • Avatar de Gorka

    Hola César;

    felicitarte por tu post, el cuál leo asiduamente en mis pequeños descansos.

    Me alegra que hayas decidido intentar exponer un tema tan controvertido y que tantas ampollas puede llegar a levantar entre los profundamente creacionistas. Se agradece que el enfoque que le des intente ser lo más neutral y objetivo posible.

    saludos,

  • […] Esta imagen que el ilustrador belga Jean-Leon Huens realizó para la National Geographic Society apareció en la serie Cosmos de Carl Sagan y, en el libro basado en la misma, aperece la leyenda que incluimos: Este corto párrafo, con su uso preciso de…  […]

  • Avatar de Antonio Beltrán Marí In Memoriam

    Creo que una de las tesis que el libro prueba de un modo más detallado y exhaustivo es precisamente que la condena del copernicanismo y de Galileo no fueron fruto de ninguna sesuda reflexión filosófica, científica o metodológica. Quienes decidieron fueron las autoridades eclesiásticas ignorantes en el tema, no los especialistas. Pablo V fue famoso por su desprecio de la cultura y del refinamiento intelectual. Bellarmino era totalmente incompetente en el ámbito científico por el que mostraba un considerable desprecio. Era un fundamentalista bíblico que consideraba las Sagradas Escrituras no sólo como autoridad moral inapelable sino como fuente de conocimiento cosmológico detallado que oponía a los astrónomos. En cuanto a Urbano VIII, puede decirse que en los momentos iniciales de euforia de su papado coqueteó con algunos innovadores como Galileo, pero estaba tan lejos de compartir las ideas innovadoras como Bellarmino. Y en este juego equívoco ni siquiera fue capaz de entender las implicaciones de su famoso argumento teológico, que Galileo supo aprovechar. Por lo demás, los intelectuales más competentes de la Iglesia, en especial los matemáticos jesuitas, simplemente fueron fieles a su voto de “obediencia ciega”. Según sus propias declaraciones, no hicieron auténtica investigación científica. Se plegaron a las autoridades eclesiásticas más incompetentes que ellos y pensaron a su servicio.

    (Antonio Beltrán, en una entrevista que concedió en la época de la publicación de “Talento y Poder”, un verdadero y documentado análisis sobre el caso de Galileo y la IC)
    http://www.espai-marx.net/es?id=779

  • Avatar de Mariano Raigón

    Muy interesante post. Existe un libro ‘The Trial if Galileo’ por Thomas F. Mayer (University of Toronto Press, 2012) que relata y hace acopio de todo el juicio, especialmente desde el punto de vista jurídico e histórico.

  • Avatar de Rawandi

    César, el pie de foto que has citado de ‘Cosmos’ es desafortunado porque sugiere que Galileo fue condenado por sus descubrimientos telescópicos. Pero si lees el libro comprobarás que tal sugerencia no coincide en absoluto con la exposición de Sagan, quien en el texto principal afirma explícitamente que Galileo fue condenado por haber defendido el copernicanismo.

    • Avatar de César Tomé

      ¿Qué te hace suponer que no releí el capítulo mientras preparaba la serie? Lo hice. Y precisamente el hacerlo me llevó a usar la ilustración tal y como aparece, con su pie de foto, para iniciar la serie. Sagan era un magnífico divulgador, pero eso no le convierte en un buen historiador de la ciencia. Como expongo a lo largo de estos textos, ni la cosa estaba tan clara ni Galileo fue realmente condenado por defender el copernicanismo, sino por desobedecer una orden papal y, lo que es más grave, por hacer mofa y escarnio de un papa con el se llevaba por lo demás estupendamente.

    • Avatar de Rawandi

      César, el papa Urbano VIII le dio permiso a Galileo para escribir un libro sobre el copernicanismo bajo ciertas condiciones. Galileo escribió dicho libro y los censores eclesiásticos autorizaron su publicación porque según ellos la obra se atenía perfectamente a las condiciones establecidas por el Papa. Por tanto, no es verdad que Galileo desobedeciera al Papa. Galileo fue víctima de una Iglesia fanática que no respetaba la libertad de expresión.

      Carl Sagan es un buen historiador de la ciencia. Los malos historiadores de la ciencia son los que tratan de disculpar los errores de la Iglesia.

      • Avatar de César Tomé

        Creo:
        1 Que no te has leído la serie de artículos y que no conoces la historia de Galileo más allá del mito. Si lo hubieses hecho sabrías de lo que hablo y no dirías sandeces.
        2 Que la repetición del mito Galileo como haces no es más que la constatación de que repites sin entender.
        3 Que aquí nadie disculpa nada. Simplemente se intenta ser objetivo. Nada es blanco o negro, todo son tonos de grises. El maniqueísmo facilón de película del oeste no es más que un reflejo, una vez más, de ignorancia y, en algunos casos, de no estar abiertos a aquellas realidades, muchas veces no bien definidas y vagas, que nos apartan de nuestras creencias más queridas. Esta es la forma de “pensar” de la pseudociencia.
        4 Que decir que Carl Sagan es un buen historiador de la ciencia es una afirmación gratuita. No tiene ninguna base. Lo afirmas porque lo quieres creer o, dicho de otra forma, que eres víctima del efecto halo. En historia, Sagan tocaba de oídas y sin profundizar, no era historiador ni de lejos.

      • Avatar de Rawandi

        El hecho de que hayas citado el desafortunado pie de foto de ‘Cosmos’ silenciando el hecho de que no refleja la posición de Carl Sagan en el texto demuestra que no eres para nada objetivo.

        • Avatar de César Tomé

          Carl Sagan es el autor del pie de foto, por serlo del libro en su conjunto. En cualquier caso, usó la imagen en la serie y en el libro, lo que ya es una declaración de intenciones. Y esto es objetivo, creo.

          • Avatar de Rawandi

            El pie de foto confuso acerca del caso Galileo es obviamente un descuido de Sagan. Lo importante es que en el cuerpo del libro él aclara suficientemente la posible confusión que dicho pie de foto pudiera suscitar.

            Tú te has centrado en el defectuoso pie de foto silenciando completamente las aclaraciones de Sagan en el texto principal. ¿Crees que tu conducta puede considerarse honrada?

          • Avatar de Rawandi

            Lo único criticable es el pie de la imagen, no la propia imagen.

            Cuando un autor parece decir una cosa en un pie de imagen y afirma rotundamente otra muy distinta en el cuerpo central de la obra, es evidente que dicho autor ha tenido un despiste al redactar el pie de imagen. Tu conducta al citar únicamente este último es una muestra de deshonestidad intelectual.

      • Avatar de Rawandi

        Sagan era astrofísico, no historiador. Pero su exposición de la historia de la ciencia, incluyendo el caso Galileo, era básicamente correcta. Al menos coincide con los historiadores serios que yo he leído, como por ejemplo Antonio Beltrán Marí. A ti te hace mucha falta leer a Beltrán Marí.

        • Avatar de César Tomé

          Decir que Beltrán Marí es un historiador serio es pitorreo, ¿no? En historia, como en ciencia, existen unas cosas que se llaman pruebas; en este caso esas pruebas son los documentos. Beltrán Marí se las salta cuando le conviene y en sus afirmaciones parece más motivado por que se ajusten a sus ideas políticas que por esclarecer la realidad de los hechos. En esta serie se exponen algunas de las ideas de Bellarmino, por ejemplo. Bien, pues Beltrán Marí lo despacha con: “Bellarmino era totalmente incompetente en el ámbito científico por el que mostraba un considerable desprecio. Era un fundamentalista bíblico que consideraba las Sagradas Escrituras no sólo como autoridad moral inapelable sino como fuente de conocimiento cosmológico detallado que oponía a los astrónomos.”[1], lo que es rotundamente falso a la luz de las pruebas documentales. Así en una carta a Foscarini Bellarmino [2] dice:

          “En tercer lugar, digo que si hubiera una verdadera demostración de que el sol está en el centro del mundo y la tierra en el tercer cielo, y que el sol no gira en torno a la tierra sino la tierra en torno al sol, habría que proceder con sumo cuidado a explicar las Escrituras que se manifiestan en sentido contrario, y más bien decir que no las entendemos bien antes que decir que lo que afirmamos es falso. Pero no voy a creer que exista tal demostración mientras no se me demuestre. Ni es lo mismo demostrar que podemos salvar mejor las apariencias, si suponemos que el sol ocupa el centro y que la tierra está en el cielo, que demostrar que el sol está realmente en el centro y que la tierra está realmente en el cielo; porque, a mi entender, puede que exista la primera demostración, pero dudo mucho que la segunda exista y, en caso de duda, no hay que abandonar las Sagradas Escrituras tal como las interpretan los santos padres.”

          Lo que, si se lee con cuidado y detenimiento, es una actitud científica a efectos prácticos, pues estaría considerando la interpretación de las escrituras como falsable, punto este que exponemos en la serie. Solo una lectura superficial y torticera puede atribuir este texto a un fundamentalista bíblico. Como dijo Pierre Duhem [3]: “suggests that in one respect, at least, Bellarmine had shown himself a better scientist than Galileo by disallowing the possibility of a ‘strict proof of the earth’s motion,’ on the grounds that an astronomical theory merely ‘saves the appearances’ without necessarily revealing what ‘really happens.'”

          Finalmente, afirmar que la exposición simplista de Sagan del caso Galileo sea correcta porque se corresponde con el mito recibido es, simplemente, acrítica. Por cierto, el mito Galileo y su exaltación (y simplificación maniquea) como enfrentamiento ciencia – religión surge en el XIX.[4]

          [1] De una entrevista en “Espai Marx”: http://www.espai-marx.net/ca?id=779
          [2] De la Enciclopedia Herder: https://encyclopaedia.herdereditorial.com/wiki/Recurso:Bellarmino:_opini%C3%B3n_sobre_el_copernicanismo
          [3] De McMullin, Ernan (2008). “Robert Bellarmine”. In Gillispie, Charles. Dictionary of Scientific Biography. Scribner & American Council of Learned Societies.
          [4] Véase Navarro, J. (2014) The conflict between science and religion as an “invented tradition” http://mappingignorance.org/2014/09/15/conflict-science-religion-invented-tradition/ Mapping Ignorance

        • Avatar de Rawandi

          Tu interpretación del texto de Bellarmino es descabellada, igual que la ocurrencia de Duhem sobre que en al menos un aspecto el cardenal inquisidor sería “un mejor científico” que Galileo. No hay nada en las palabras de Bellarmino que desmienta las afirmaciones de Beltrán Marí: que dicho clérigo era un fundamentalista bíblico y un incompetente en el ámbito científico.

          • Avatar de César Tomé

            ¿Interpretación?¿Descabellada? Dice lo que dice. Y si no ves contradicción entre lo que dice Beltrán Marí y Bellarmino me parece que tienes un problema grave de comprensión. Te sugiero que leas la serie entera para entender la situación antes de escribir más. Porque, mucho me temo, que podría parecer que te aferras al mito de la misma forma que los malos-malísimos del mismo se aferran a la Biblia.

            En fin.

          • Avatar de Rawandi

            Bellarmino es obviamente un fundamentalista bíblico, pues considera que la Sagrada Escritura no es falsable. Él sostiene que no se debe considerar “falso” ninguno de sus pasajes:

            “Tercero. Yo digo que si hubiera una verdadera demostración de que el sol está en el centro del universo y la tierra en la tercera esfera, y que el sol no viajara alrededor de la tierra, sino que la tierra circulara el sol, entonces podría ser necesario proceder con gran cuidado al explicar los pasajes de la Escritura que parecen contrarios, y deberíamos más bien decir que no los comprendimos, antes que decir que alguno era falso como se ha demostrado.”

            http://creacinseisdas.blogspot.com.es/2010/04/la-sabiduria-de-san-roberto-belarmino.html

            Pongo este enlace porque el tuyo remitía a una versión manipulada de la carta de Bellarmino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *