Deconstruyendo la tabla periódica

Conferencia

César Tomé explica que no existe «la» tabla periódica y que los elementos ya no son lo que eran.

Edición realizada por César Tomé López a partir de materiales suministrados por eitb.com

5 comentarios

  • […] La tabla periódica que abre esta entrada fue desarrollada por Theodor Benfey en 1960, mientras era editor de una revista de educación en química llamada Chemistry, para ilustrar los periodos de la tabla periódica. La he extraído del artículo de Michelle Francl, “Table manners,” Nature Chemistry 1: 97-98, 2009. Recomiendo ver la charla de César Tomé, “Deconstruyendo la tabla periódica,” Cuaderno de Cultura Científica, 16 Feb 2014. […]

  • […] de los muchos formatos posibles que se emplean para expresar dicha periodicidad (más sobre ello aquí) . Por ello las tabulaciones de cosas, sean estas las que sean, que no contienen en sí mismas […]

  • […] El número atómico es el nombre que dan los químicos al número de protones del átomo en cuestión. Así, cualquier átomo con 1 protón será un átomo de hidrógeno. Y cualquier átomo con 8 protones será un átomo de oxígeno. Aquí viene la primera idea fascinante: los protones son todos iguales. Los protones de un átomo de oro no son protones de oro, son protones sin más, iguales que los de un átomo de cualquier otro elemento. Es su cantidad de protones y no ninguna otra cualidad lo que distingue unos elementos de otros (aunque si nos ponemos a hilar fino también tenemos que contar los neutrones, como se explica aquí). […]

  • […] El número atómico es el nombre que dan los químicos al número de protones del átomo en cuestión. Así, cualquier átomo con 1 protón será un átomo de hidrógeno. Y cualquier átomo con 8 protones será un átomo de oxígeno. Aquí viene la primera idea fascinante: los protones son todos iguales. Los protones de un átomo de oro no son protones de oro, son protones sin más, iguales que los de un átomo de cualquier otro elemento. Es su cantidad de protones y no ninguna otra cualidad lo que distingue unos elementos de otros (aunque si nos ponemos a hilar fino también tenemos que contar los neutrones, como se explica aquí). […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *