No hay renacimiento nuclear

Frontera

No hay renacimiento nuclear

Es cosa bastante sabida que la industria nuclear lleva ya alguna que otra década languideciendo en gran parte del mundo. Lo que se dice ir, va, pero a trancas y barrancas, lejos de las esperanzas y terrores que acuñaron el término Era Atómica allá por los años ’40 del siglo pasado. En lo que hace a la producción de energía eléctrica civil, el número de reactores en construcción y servicio está básicamente estancado desde el accidente de Chernóbil en 1986. Una breve mejoría en el periodo 2007-2010 quedó truncada en seco por los accidentes nucleares múltiples de Fukushima, acaecidos en marzo de 2011. Desde entonces, varios países importantes se han salido de la nuclear y otros han enfriado notablemente su renovado entusiasmo.

No es que todo el mundo se haya vuelto antinuclear de pro de la noche a la mañana. En realidad, los accidentes de Fukushima y su coste monumental (que algunos ya estiman entre 100.000 y 250.000 millones de dólares)i sólo han sido otra vuelta de tuerca a una industria que ya venía tocada desde al menos el accidente de Isla Tres Millas (1979) e incluso antes: el pico de construcción de reactores atómicos se dio a finales de los ’60 y en la primera mitad de los ’70, con la conexión final a la red durante los ‘80.ii A partir de ahí, va un poco como los cangrejos: de lado.

Son muchas las razones por las que tantos países han puesto en remojo la energía nuclear, cuando no han decidido pasar de ella. Una de estas razones, y no pequeña, es el enorme coste inicial de construcción. Simplemente, en contra de lo que se nos prometió cuando todos íbamos a tener un coche atómico en el garaje y trajes plateados en el armario de nuestro domicilio lunar, los reactores de última generación salen muy caros.iii iv La Agencia para la Energía Nuclear de la OCDE estima que el coste inicial por cada nuevo reactor de tercera generación con aproximadamente 1,4 – 1,8 gigavatios eléctricos anda entre 5.000 y 6.000 millones de dólares, o algo más baratos cuando los hacen los chinos.v No es raro que una central nueva, una típica de dos reactores, pase de diez mil millones de euros. Es mucho dinero y mucho riesgo incluso en el sentido puramente económico del término.

Y esto, cuando todo sale bien. Recientemente, diseños prometedores como el nuevo EPR europeo se han visto plagados por toda clase de sobrecostes y retrasos, sobre todo en las instalaciones emblemáticas de Flamanville-3 (Francia) y Olkiluoto-3 (Finlandia). El francés debería haber empezado a operar en 2012,vi con un coste de construcción de 3.300 millones de euros;vii mientras que el finlandés estaba previsto para 2009, por 3.000 millones de euros.viii

Sin embargo, ninguna de las dos instalaciones se encuentra en servicio todavía. Ni siquiera están acabadas. Electricité de France espera poner en servicio Flamanville-3 en 2016, con un precio de al menos 8.500 millones de euros.ix Por su parte, la construcción de Olkiluoto-3 ha estado paralizada varias veces, tras recibir severas advertencias del regulador finlandés de seguridad nuclear, y también creen que se retrasará hasta 2018-2020x con un coste similar.xi Se discute si, con semejantes retrasos y sobrecostes, estos dos reactores emblemáticos llegarán a rentabilizarse alguna vez. De los cuatro EPR en construcción, sólo los dos de Taishan (China) parecen ir conforme a plazo y precio.

No es el único caso. De los trece reactores de tercera generación ABWR (General Electric – Hitachi / Toshiba) que se creyó marcaban el inicio del renacimiento nuclear, en el momento en que escribo estas líneas no hay ninguno en servicio. Nueve de ellos se encuentran en Japón y, tras los accidentes de Fukushima, o permanecen detenidos o están en construcción ralentizada (aunque es posible que autoricen el rearranque de alguno próximamente.) Los dos que iban a levantarse en la central de South Texas, Estados Unidos, fueron cancelados en abril de 2011xii por una combinación de sobrecostes y problemas económicos y políticos.xiii Los de Lungmen (Taiwán), que también iban ya con sobrecoste (7.500 millones de dólares), se paralizaron este mes pasado a la espera de un referéndum.xiv Mientras tanto, los APWR de Mitsubishi están en el aire.xv

Sin embargo, hay otros a los que les va relativamente mejor. Los estadounidenses de Westinghouse con su AP1000, los rusos con sus VVER-1000/1200 y los últimos CANDU canadienses van completando proyectos y poniendo reactores en servicio. Los chinos andan también en ello, con el ACPR-1000. Pero todo muy despacito, y con pocas unidades. Más de la mitad de las que se construyen actualmente están concentradas en China y Rusia.xvi Si se mantiene este ritmo, durante los próximos años cerrarán muchos más reactores de los que abrirán.

Esto, evidentemente, no es un renacimiento nuclear como se nos contaba hace pocos años. Por desgracia, la principal fuente de energía del planeta siguen siendo, con mucho, los combustibles fósiles: petróleo, gas y carbón. Entre las renovables, sólo la hidroeléctrica es digna de mención (más o menos al mismo nivel que la nuclear.) La eólica y la solar apenas producen poco más del 1% del total mundial (en torno al 6% en los países de la OCDE) y el resto son insignificantes para el balance global.xvii Y yo, sinceramente, antes que seguir emitiendo carbón y toda clase de venenos al medio ambiente sin conocimiento, puestos a elegir entre la espada y la pared, me quedaría con la nuclear. Al menos, las nucleares sólo provocan catástrofes ecológicas y humanas cuando sufren un accidente y los residuos sólidos son más fáciles de manejar. Las fósiles, en cambio, constituyen un gigantesco desastre ocurriendo cotidianamente como si tal cosa, que las generaciones futuras habrán de pagar. Así lo pienso y así lo digo, qué le vamos a hacer.

Referencias:

i Fitzpatrick, F.: Robots have failed Fukushima Daiichi and Japan. En Fortune / CNN Money, 20 de marzo de 2013.

ii Agencia Internacional para la Energía Atómica, Reference Data Series 2: Nuclear power reactors in the world, 2013. IAEA, Viena, 2013. ISBN 978–92–0–144110–2.

iii Tolley, G. S.; Jones, D. W.: The Economic Future of Nuclear Power. Estudio realizado en la Universidad de Chicago, 2004.

iv Agencia para la Energía Nuclear (OCDE): Economics of nuclear power.

v Agencia para la Energía Nuclear (OCDE): Economics of nuclear power FAQs.

vi Nuclear Engineering International: Flamanville-3 concrete poured, 6 de diciembre de 2007.

vii World Nuclear News: Construction of Flamanville EPR begins, 4 de diciembre de 2007.

viii Areva: EPR in Finland: Foundation stone-laying day at Olkiluoto-3. Nota de prensa del fabricante, 12 de septiembre de 2005.

ixLe coût de l’EPR de Flamanville encore revu à la hausse. Le Monde / Agencia France Presse, 12 de marzo de 2012.

x Nikula, P.: Areva ajaa Olkiluodon työmaata alas. Periódico Kauppalehti, 28 de febrero de 2014.

xi Rosendahl, J. y De Clercq, G: Finnish nuclear plant delayed again as Areva, TVO bicker. Agencia Reuters, 28 de febrero de 2014.

xii Wald, M. L.: NRG abandons project for 2 reactors in Texas. New York Times, 19 de abril de 2011.

xiii Souder, E.: NRG ends project to build new nuclear reactors. Dallas News, 19 de abril de 2011.

xiv Hung, F.; Hudson, D.: Taiwan to halt construction of fourth nuclear power plant. Agencia Reuters, 27 de abril de 2014.

xv World Nuclear News: Mitsubishi delays certification of APWR, 12 de noviembre de 2013.

xvi Agencia Internacional para la Energía Atómica / Power Reactor Information System (PRIS): Under construction reactors.

xvii Agencia Internacional para la Energía (OCDE): Key world energy statistics, 2013. OCDE/IEA, París, 2013.

Sobre el autor: Antonio Cantó (@lapizarradeyuri) es polímata y autor de La pizarra de Yuri

12 comentarios

  • Avatar de Pedro J.

    Paradójicamente, ese coste tan elevado del accidente de Fukushima es debido a la obsesión del gobierno japonés por llevar la radiactividad has el nivel de 1mSv anual, una dosis que es 1/6 de la recibida por un norteamericano medio debido a todas las fuentes de radiación. 100 mSv en 5 años es la dosis legal para los trabajadores nucleares japoneses (una dosis segura). Se planteaban incluso remover 1 m de de tierra en toda la zona de exclusión para ¡darle la vuelta! y enterrar la parte más superficial. Esa obsesión por igualar seguridad a radiación cero ha sido precisamente inducida por propaganda que que ha obviado toda la bibliografía publicada sobre los efectos de la radiación sobre la salud. Por otro lado, siguiendo la misma línea de razonamiento, habría que ver el coste de una central térmica si se le impusiese el mismo nivel de seguridad que a una nuclear, entendiendo que causase el mismo número de víctimas por GWh generado que una nuclear. Es lógico que una eléctrica prefiera una central térmica de carbón con es nivel de subvención pública oculta bajo la alfombra de las víctimas silenciosas.

    Y aún con todo ello, el coste del kwh nuclear sigue siendo competitivo incluso considerando la factura del accidente de Fukushima.

  • […] Es cosa bastante sabida que la industria nuclear lleva ya alguna que otra década languideciendo en gran parte del mundo. Lo que se dice ir, va, pero a trancas y barrancas, lejos de las esperanzas y terrores que acuñaron el término Era Atómica […]

  • Avatar de Zah

    ¿Qué opinas del rápido avance de las células solares en los últimos años? Los modelos experimentales ya van por un 25% de eficiencia y el precio se reduce a buen ritmo (aunque está por ver si se pueden conseguir materiales suficientemente abundantes para satisfacer la demanda a gran escala).
    Yo creo que tiene más sentido apostar por eso, y más en un país como España, que carece de tecnología nuclear propia, y para el que casi todos esos 10 000 millones iniciales irían a manos extranjeras. Puede que la energía solar tarde en ser verdaderamente rentable, ¡pero también tarda en rentabilizarse la construcción de una central nuclear!

  • Avatar de Nitrobencen0

    Evidentemente los combustibles fósiles no son el futuro, eso está claro, pero el final del artículo plantea una falsa dicotomía: «Entre combustibles fósiles y nuclear, me quedo con la nuclear».

    Bien, si esas fueran las dos únicas alternativas yo también estaría de acuerdo, pero es que no son las únicas: también están las energías renovables.

    El artículo tiene a bien mencionarlas para despreciarlas como poco relevantes, aunque no puede evitar reconocer que la hidroeléctrica es por sí sola tan relevante como la nuclear. Así pues, si no debemos considerar las renovables por ser poco relevantes, ese mismo argumento serviría también para la nuclear. Pero el artículo no juzga ambas opciones con el mismo rasero, sesgando a favor de la nuclear en base a una falsa dicotomía.

    El mismo artículo reconoce que estas nuevas centrales son de coste deca mil millonario (¡10.000 millones de dólares! ¡10^10 $! ¡Para UNA central! Reflexionemos sobre esa cifra, por favor). Inversiones tan brutales deben estar dirigidas a opciones de futuro y, de momento, vistas las tasas de crecimiento tanto en implantación como en eficiencia, las renovables tienen mucho más futuro que las nucleares.

    Estamos en una encrucijada, pero no con dos posibles rutas (fósiles y nuclear), sino tres (fósiles, nuclear y renovables). Quizá tengamos que preguntarnos qué diremos a las futuras generaciones para explicarles que decidimos invertir nuestros recursos en implantación y desarrollo no de energías limpias, sino de otra (la nuclear) que sabemos tras medio siglo de experiencia que siempre acaba dando sustos y problemas, que sus costes se disparan, y que deja un problema a largo plazo (los residuos) al que todavía no hemos dado una solución definitiva.

    No es cosa de cerrar las centrales en marcha, quizá tampoco de parar aquellas en cuya construcción ya se ha invertido mucho tiempo y dinero y, desde luego, no es motivo para dejar de investigar otras posibles líneas nucleares.

    Pero, mientras los costes (¡y sobrecostes!) sean tan altos, quizá el grueso de nuestras inversiones deban ir a energías más limpias y cuya eficiencia está en claro incremento.

  • Avatar de iñaki

    Primero decir (compartiendo con otros comentarios) que la dicotomia que expone el árticulo no es real y para ello solamente hemos de fijarnos en el incremento anual de las energias renovables. Podemos ver claramente que en los proximos 10 años (tiempo estimado para la construcción de una central) estas tecnologias alcanzaran y superaran a la energia nuclear en producción real de energia, por lo tanto si pueden ser una alternativa real a la energia atomica.
    Por otro lado en el árticulo se comenta que una central de dos reactores puede llegar a costar 10.000 millones de euros, esta estimación me parece muy favorable a la energia nuclear viendo los ejemplos más cercanos en distancia y tiempo.
    Las centrales que se quieren construir en UK ,Hinkley point c, tienen un presupuesto de 19.640 millones de euros, o sea el doble de lo señalado por al OCDE, y esto son números reales .
    El largo historial de retrasos y sobrecostes nos puede hacer dudar incluso de si es factible construir una central simple con un solo reactor por los 10.000 millones citados.
    https://www.gov.uk/government/news/initial-agreement-reached-on-new-nuclear-power-station-at-hinkley

  • Avatar de Yuri

    Buenas a todos. 🙂

    Usuario -> ¿Dónde he dicho yo que la nuclear sea la principal fuente de energía? :-/

    Pedro J. -> Este artículo pretende reflejar la realidad de lo que está ocurriendo en el mundo con la energía nuclear (y añadir una opinión personal al final.) Es sobre «lo que hay», no sobre «lo que podría haber». 😉

    Zah, Nitrobencen0, Iñaki -> Habláis a un convencido de las energías alternativas. 🙂 Pero os digo lo mismo que le digo a Pedro J.: este artículo pretende reflejar la situación actual, no lo que desearíamos unos u otros. Y en el caso de las alternativas, el hecho es que ahora mismo, según las fuentes indicadas en el texto, apenas constituyen el 1% de la producción global (el 6% en la OCDE); por ello, no creo que lo que planteo sea una falsa dicotomía, dado que la razón para plantearlo en esos términos está especificada en la frase anterior.

    Y, como apunta Pedro J., hay que ver también el coste por kWh final (un dato que, como dije en otro sitio, parece ser más secreto que los planos de la bomba atómica…) ¿Estamos seguros de que las alternativas, en su estado de desarrollo actual, salen económicamente a cuenta? Honradamente, ¿se las recomendaríamos a un país del Tercer Mundo que necesite 2 GWh para su desarrollo mañana? No digo en 10 años, no digo en 20, digo hoy. Yo, sinceramente, no lo tengo claro. ¿Realmente van a plantar 2 GWh en molinos o paneles solares? Lo que yo digo es que si las alternativas son uno de esos «monstruos carboníferos» (que es lo que casi todos acaban poniendo al final… 🙁 ) y una central nuclear, pues me quedo con la nuclear. Insisto una vez más: este artículo no habla de futuro (que yo efectivamente espero que vaya por otras vías), sino de presente, y en el presente las alternativas son las que son.

    Un saludo cordial a todos. 🙂

  • Avatar de Zah

    Hola Yuri,

    Yo creo que el que las energías alternativas representen un pequeño porcentaje del total puede explicarse porque hace muy poco tiempo que representan una opción que merece la pena considerar económicamente. Y durante ese tiempo ha habido una crisis en gran parte del mundo, lo cual hace que no se necesiten tantas inversiones en energía (al menos en los países occidentales).

    Además, como bien dices, una central nuclear tarda alrededor una década en ser construida, por lo que difícilmente puede satisfacer las necesidades energéticas de «hoy».

    Las energías alternativas tienen las ventaja de que son escalables y pueden instalarse a medida que la demanda lo requiere (sin tener que fiarse de las dudosas predicciones de las «necesidades de mañana»), revierten en mayor medida en el desarrollo local y necesitan estructuras jurídicas y políticas mucho menores para funcionar de forma eficiente y segura (y sin cabrear a los vecinos) lo que parecen ventajas importantes, para un país Tercer Mundo.

    De todas formas, todo esto no son más que especulaciones, ya que como dices no se conocen bien los costes exactos (y si tu no eres capaz de encontrarlos, dudo que alguien lo sea :P).

  • Avatar de pepe

    manejar.»>
    Lo de que «SÓLO provocan catástrofes ecológicas y humanas», y que «los residuos sólidos son MÁS fáciles de manejar», es muy fuerte. Debieras revisar tu escala de valores.

    ¿Qué otras catástrofes existen además de las ecológicas y humanas? ¿divinas?

    Supongo que pensarás que los residuos sólidos son más fáciles de manejar porque se guardan en un bidón y ya está ¿no? Se te olvida decir que hay que guardarlos durante miles de años y eso tiene un coste que nadie dice.

    • Avatar de Yuri

      No, hombre, Pepe, por favor, no tergiverses lo que digo, o eso o yo me he explicado fatal. :-/ Mira la frase completa: «sólo provocan catástrofes ecológicas y humanas cuando sufren un accidente y los residuos sólidos son más fáciles de manejar.»

      Lo que quiero decir es que, evidentemente, en comparación con el «desastre carbónico» que estamos organizando constantemente a escala global (con un ENORME coste ecológico y humano), las centrales nucleares SÓLO lo causan cuando ocurre un accidente grave, que son muy raros.

      Soy perfectamente consciente del problema de los residuos nucleares. Aún así, los bidones y el cementerio nuclear de gran profundidad siguen pareciéndome menos problemáticos que, simplemente, echar basura al aire constantemente sin conocimiento, como hace el tubo de escape de cualquier coche o la chimenea de cualquier central térmica.

  • Avatar de Pedro

    Interesante. Estoy contigo… la nuclear no habrá despegado, pero no está muerta y hoy por hoy… sigue formando parte del mix… y curiosamente más en los países con más proyección (China… debería haber dicho «el país»).

    Hecho en falta en todas las referencias un coste comparable. Me importa bien poco que la central cueste 10.000 millones de euros si rinde lo mismo que 1000 campos de eólica, cada uno a 10 millones… pero como bien dices, con esas dimensiones, ha de ser un proyecto necesariamente sustentado políticamente y con gran consenso… lo que significa… que la opinión pública cuenta. Tengo curiosidad… esos sobrecostes de las centrales… ¿a qué se deben? ¿defectos de diseño? ¿retrasos? Si es lo segundo, son agentes externos, y el hecho de que China no tengo esos problemas me hace pensar… ¿la nuclear es realmente tan cara o es que la estamos saboteando? Saboteando con retrasos… no exageremos, pero en estos megaproyectos… time is money.

    Supongo que la disyuntiva es parecida a la del Eurotunnel. No recuerdo por cuántas manos ha pasado, pero nunca he oído que se hablase de ello de otra manera que no sea «dolosa». Financieramente fue un monstruo colosal que aún se está pagando… pero la rentabilidad ya depende de los financieros… y lo cierto es que el éxito como medio de transporte es innegable. ¿Pero deberíamos no haberlo construido visto su coste y «escasa» rentabilidad? Pues me gustaría escuchar a algún experto… pero probablemente, la forma como se financia condiciona el éxito o fracaso de todo megaproyecto cuyo payback (tiempo en recuperar la inversión) está a muchos, muchos años…. después de que se hayan jubilado los que lo decidieron.

  • Avatar de Arnau Rodríguez Illamola

    Discrepo en el último parrafo cuando dices «Al menos, las nucleares sólo provocan catástrofes ecológicas y humanas cuando sufren un accidente y los residuos sólidos son más fáciles de manejar» porque considero que de algún modo no dejas plasmado lo que realmente importa en cuanto a contaminación al vcomparar peligrosidades; que una contaminación radioactiva puede durar siglos y que afecta a casi todos los organismos vivos de una manera que ninguna otra clase de contaminación la puede igualar, heredándose los efectos de la contaminación directamente en los genes de las siguientes generaciones de seres vivos si las hubiere. La energía nuclear, además, no cesa de ser un peligro desde el momento en el que se abandone, sino desde el momento en el que todo residuo radioactivo y o fuente artificial radioactiva se aisle con % absoluto de confianza. Y eso es imposible por definición. http://drarnau.blogspot.com.es/2016/12/radioactivity-and-earthquakes-what_8.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *