Wolfgang Döblin, un genio perdido

Matemoción

Wolfgang Döblin (1915-1940) es el segundo de los cuatro hijos de Alfred Döblin (1878-1957) –neuropsiquiatra y eminente hombre de letras, autor de varias novelas, entre las que destaca Berlin Alexanderplatz– y su esposa Erna.

Doblin 1

El 28 de febrero de 1933, al día siguiente del incendio del Reichstag, Alfred Döblin –judío, izquierdista y contrario al nazismo– huye a Zúrich con su esposa y el menor de sus hijos. Wolfgang les sigue en abril de ese mismo año, tras haber pasado en Berlín su Abitur –equivalente a la selectividad–. En otoño de 1933, la familia se instala en Francia.

Wolfgang retoma sus estudios superiores –iniciados en Zúrich–y en 1935 comienza a trabajar en teoría de probabilidades bajo la dirección de Maurice Fréchet. Sus trabajos se centran en cadenas de Markov, y se interesa por los procesos en tiempo continuo, un área en pleno desarrollo en ese momento, especialmente gracias a los trabajos de Andréi Kolmogórov.

En octubre de 1936, obtiene –junto a sus padres y hermanos– la nacionalidad francesa: cambia su nombre por el de Vincent Doblin, aunque en sus trabajos matemáticos, seguirá firmando como Wolfgang Döblin.

Wolfgang defiende su tesis –titulada Sur les propriétés asymptotiques de mouvements régis par certains types de chaînes simples– en marzo del 1938, bajo la dirección de Maurice Fréchet y Paul Lévy.

En noviembre de 1938, se incorpora al servicio militar obligatorio de dos años, y a pesar de sus ocupaciones, consigue continuar su trabajo científico, atacando, entre otras, la ecuación de Chapman-Kolmogórov.

A finales de agosto de 1939, ingresa como telefonista en el regimiento 291 de infantería, situado en las Ardenas. En esa época, finaliza la redacción de su memoria Sur l’équation de Kolmogoroff y la envía como documento sellado a la Académie des sciences –pli cacheté 11-668–: según este procedimiento, salvo voluntad del autor o autorización expresa de sus herederos, sólo se permite la apertura del documento transcurridos cien años desde su depósito.

Antes de la capitulación de Francia, el 22 de junio de 1940, Wolfgang se separa de sus camaradas y se refugia en una granja en Housseras (Vosgos), quema sus papeles –temiendo que le roben sus conocimientos– y se suicida de un disparo en la cabeza, antes de caer en manos de los nazis. Ese mismo día se le entierra en una fosa cavada cerca del ábside de la iglesia, junto a soldados franceses y alemanes caídos durante los combates.

Doblin 2

La memoria de Döblin enviada a la Académie des sciences se abre antes de los cien años estipulados, el 18 de mayo de 2000, con el permiso de su hermano Claude: se comprueba entonces que ese manuscrito contiene, en esencia, todo lo demostrado en el campo de las probabilidades desde el final de la guerra. Estos trabajos, muy avanzados para su época, sitúan a Wolfgang Döblin entre los grandes innovadores del cálculo de probabilidades moderno.

Doblin 3En el libro [2], Marc Petit traza la historia del matemático, su familia y su entorno matemático. El autor afirma en el texto que su intención es ‘reconciliar’ a Alfred Döblin –poco atado a la familia– y su hijo Wolfgang, dos personas que se conocieron poco y con personalidades radicalmente opuestas.

Le lien ou le face-à-face entre Alfred et Wolfgang ne sont pas seulement ceux d’un père et d’un fils. Quand deux genies se rencontrent ainsi, ou bien s’ignorent, l’un romancier, l’autre mathématicien, chacun entièrement dévoué à son art, dévoré par lui, ce ne sont pas seulement deux personnes qui s’affrontent, mais ce que l’on appelait pompeusement naguère les Lettres et les Sciences. Ces deux territories, ces deux domaines d’activité de l’esprit humain se rejoignent-ils ?

Extraído de [2], pp 129-130

El vínculoo el caraa cara entreAlfredy Wolfgangno son sólolos de unpadre yun hijo.Cuando dosgeniosse encuentran así,o bien se ignoran, el uno novelista, el otro matemático, cada uno dedicado por completo asu arte,devoradopor él,no se trata sólode dos personas quese enfrentan, sino de lo queantes se llamabapomposamente las Letras y las Ciencias. Estosdos territorios, estos dos ámbitos de actividadde la mente humana, ¿se encuentran?

Referencias :

[1] W. Doeblin, Sur l’équation de Kolmogoroff, Comptes-Rendus à l’Académie des sciences de Paris, série 1, 331, 1031-1187, 2000.

[2] Marc Petit, L’équation de Kolmogoroff. Vie et mort de Wolfgang Doeblin, un génie dans la tourmente nazie, Gallimard, 2003.

[3] Wolfgang Doeblin, MacTutor History of Mathematics Archive

Sobre la autora: Marta Macho Stadler es profesora de Topología en el Departamento de Matemáticas de la UPV/EHU, y colaboradora asidua en ZTFNews, el blog de la Facultad de Ciencia y Tecnología de esta universidad.

Esta anotación participa en la XI Edición del Carnaval de Humanidades cuyo blog anfitrión es SCIENTIA

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *