Reduccionismo vs. emergencia (V): la evolución (II)

Altruismo

En la anotación anterior valoramos las implicaciones de considerar al gen o al individuo como las unidades de selección en el proceso evolutivo. Pero si, en vez de ser el individuo el objeto de la selección, ésta actúa a la vez sobre varios niveles de organización -gen, individuo y grupo, por ejemplo-, las cosas se complican sobremanera. David Sloan Wilson es el principal teórico de la denominada teoría de la selección multinivel. Esta teoría pretende dar cuenta de situaciones en las que hay razones para pensar que no basta con poner el foco sobre el individuo y, menos aún, sobre el gen, sino que el grupo puede ser también una entidad sobre la que actúen presiones selectivas.

La teoría de la selección multinivel debe su existencia, en gran medida al menos, al altruismo. El altruismo siempre ha resultado un quebradero de cabeza para los teóricos de la evolución puesto que el individuo altruista sacrifica parte de su grado de “adecuación” en beneficio del de otro individuo, lo que resulta, en principio al menos, incompatible con la idea de que la selección actúa favoreciendo a los individuos (o los genes) con un mayor grado de “adecuación”. Durante las dos últimas décadas del pasado siglo pareció encontrarse una solución a la paradoja del altruismo con la llamada “selección por parentesco”. En virtud de tal modalidad selectiva, el altruismo se entendería si esa cesión de “adecuación” se realiza a individuos con los que se comparte una fracción significativa del genoma, esto es, con quien se comparte un porcentaje de sus genes. En el caso de un hijo o una hija ese porcentaje es del 50% y en el de los nietos, del 25%. Por lo tanto la acción altruista tendría como objeto beneficiar las perspectivas de la parte del genoma propio que se comparte.

Sin embargo, a decir de los críticos de la selección por parentesco, cuando se pretende modelar matemáticamente el funcionamiento de casos conocidos de altruismo utilizando los supuestos en que se basa dicha modalidad selectiva, las cosas no funcionan. D. S. Wilson y otros han desarrollado la teoría de la selección multinivel. Esta teoría supone la existencia de varias unidades de selección y, en su modalidad más simple, sostiene que se produce a la vez selección entre individuos dentro de un grupo y selección entre grupos. Supone esta teoría que en el seno de los grupos se contraponen dos tendencias, una es a disponer del máximo nivel de adecuación propio, y la otra la tendencia a colaborar con los demás miembros del grupo de manera que éste cuente con el máximo nivel de adecuación grupal. La primera tendencia permite competir con el resto de individuos del grupo mientras la segunda permite al grupo competir con otros grupos. Para un individuo ambas formas de selección son importantes, pero sus efectos son contrapuestos porque lo que beneficia al grupo le beneficia a él como integrante del mismo pero le perjudica como competidor del resto de sus miembros, y al contrario. Edward O. Wilson ha utilizado la expresión “in a group, selfish individuals beat altruistic individuals. But, groups of altruistic individuals beat groups of selfish individuals” para ilustrar los términos de este fenómeno. En definitiva, esta propuesta contempla la existencia de presiones selectivas que actúan sobre varios niveles de organización y que el resultado del proceso es consecuencia de la combinación de las que actúan sobre los individuales y las que actúan sobre los grupos.

Claramente se puede apreciar que en esa situación el grado de complejidad del proceso es muy superior, dado que intervienen elementos muy diferentes y ubicados en distintos niveles de organización. Además, teniendo en cuenta que el grupo es, a la vez, objeto del proceso -porque el grupo puede perpetuarse como tal o no, dependiendo de su grado de adecuación- y sujeto del mismo -porque lo que le ocurre al grupo determina también lo que ocurre a los individuos que lo forman- en un sistema como este se produce causación descendente de forma clara. Por lo tanto, si tenemos en cuenta escala, complejidad y sentido de la causación, nos encontraríamos ante un fenómeno de emergencia fuerte. Las características del proceso evolutivo en especies cuyos individuos forman parte de grupos en los que se producen comportamientos altruistas no podrían deducirse a partir del conocimiento de las propiedades del genoma de esas especies.

Referencias:

S. Pinker (2012): The false allure of group selection

Wikipedia: Multilevel Selection Theory

D. S. Wilson D. S. y E. O. Wilson (2007): “Rethinking the Theoretical Foundation of Sociobiology” The Quarterly Review of Biology 82: 327–348

Sobre el autor: Juan Ignacio Pérez (@Uhandrea) es catedrático de Fisiología y coordinador de la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU

—————————————————–

Estas son todas las anotaciones de esta serie:

  1. El reduccionismo
  2. Las propiedades emergentes
  3. Las ciencias de la vida
  4. La evolución (I)
  5. La evolución (II)
  6. Recapitulación

1 Comentario

Deja un comentario

Enlaces 13//03//2017

[…] de la disputa reduccionismo-emergencia en biología (Cultura científica, serie: 1 2 3 4 5 6) // El MIT dice haber encontrado los universales del lenguaje de los que hablaba Chomsky […]

Deja un comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>