La salvación del Mar Menor es asunto de todos

Frontera

En estos días en los que el mundo está pendiente de la Cumbre del Clima de París, en la Región de Murcia se mira hacia el Mar Menor. La laguna salada, que cuenta con un ecosistema único, está en las últimas. Los expertos aseguran que si no se toman medidas urgentes, es cuestión de unos pocos años que el baño se haga inviable y que la vida que en él existe desparezca.

000757747

Durante algún tiempo, los científicos defendían que a pesar de los abusos el Mar Menor era capaz de regenerarse pero ahora se ha llegado a un nivel de saturación que hace que se tenga que actuar. El catedrático de Ecología Marina, Ángel Pérez Ruzafa, es uno de los mayores conocedores al respecto y puede que sea quien más tiempo lleva intentando que se le escuche por parte de las administraciones, sin mucho éxito.

Lejos de pedirle consejo, durante años la demarcación de costas ha desarrollado diferentes actuaciones en la zona, casi siempre en detrimento de la misma. Uno de los problemas más visibles, porque afecta al sector turístico, es el de las malas condiciones del terreno (en algunas zonas convertido en lodazal) provocadas por el empleo de maquinaria pesada para extraer arena del interior del mar hacia las orillas con el fin de recuperar metros de playa.

Además, hace unos años que se construyeron una serie de espigones que impiden el movimiento natural de las corrientes y por tanto del trasporte de arena, lo que ha degenerado en orillas completamente pantanosas e inaccesibles.

También preocupan los dragados que se hacen periódicamente en los canales que unen el Mediterráneo con la laguna ya que el exceso de entrada de agua, desde el conocido como Mar Mayor, hace que cambie su ecosistema.

Otro de los mayores ataques a los que se ve sometido el Mar Menor es la excesiva llegada de nitratos, procedentes de la agricultura de regadío, a través de las ramblas de EL Albujón y de Miranda. Aunque ante esto ya existen alternativas y los ecologistas señalan que es posible mantener la actividad si se hace de manera respetuosa.

En relación a las medusas, cuya proliferación en las últimas décadas ha llevado a que se tengan que realizar campañas anuales de extracción y limitar con redes las zonas de baño para evitar molestias a los bañistas; los científicos insisten en que, lejos de lo que muchos piensan, su existencia ayuda a limpiar el agua y esto ha servido para que a día de hoy no se trate de una laguna verde. Así pues, piden que se deje de luchar contra su presencia.

Esta semana están teniendo lugar en la Universidad de Murcia unas jornadas convocadas por una plataforma ciudadana creada recientemente para promover un pacto social para recuperar el humedal. Entre los ponentes de las mismas se encuentran profesionales de distintos sectores: científicos, ecologistas, letrados… Al igual que entre el público asistente, donde hay un gran número de vecinos. Todos persiguen una única meta: salvar el Mar Menor.

De la primera jornada, celebrada el lunes, destacan cifras tan claras como que “habría que actuar sobre un tercio de la actividad agrícola de la Región, que supone entre el 12% y el 13% del PIB de Murcia, unos 27.000 millones de euros, con unas 70.000 personas ocupadas», según el profesor de economía Manuel Tovar quien añadió que «un tercio no es mucho y no se trata de eliminar la agricultura, sino de reformularla para minimizar sus impactos».

Otras medidas propuestas por los científicos están sobre la mesa: poner filtros verdes, que ayuden a eliminar los nutrientes de forma natural; evitar el uso de maquinaria pesada en las costas y poner mucha más atención sobre las propuestas que se llevan a cabo en la zona para que estas se hagan de manera respetuosa. Así como invertir más en investigación y el desarrollo de estrategias de conservación sostenible.

Con la creación de la plataforma Pacto por el Mar Menor y el desarrollo de las jornadas, se pretende dar visibilidad a un problema de interés ecológico y social para lograr que se recabe toda la información necesaria para conocer el origen de los problemas y plantear soluciones. Y para que una vez conocidas las causas se pueda exigir a las diferentes administraciones que se comprometan a poner medidas de manera inmediata para la conservación de la laguna.

La segunda jornada será este jueves a partir de las 17h en el Paraninfo de la UMU. Más información.

Sobre la autora: Maria José Moreno (@mariajo_moreno) es periodista

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *