La robustez de la red oscura

La red normal (izquierda) y la red oscura (derecha) en 2015. Los nodos se han coloreado para que pueda apreciarse la estructura.

La red oscura es una red de servicios de Internet accesible solo a través de protocolos que garanticen la privacidad y el anonimato. Esta característica hace que se suela emplear para todo tipo de actividades ilícitas: desde compartir artículos científicos sin tener que pagar por ellos hasta el tráfico de armas, drogas o personas. Como consecuencia la red oscura también es una zona de combate, donde los ciberataques están a la orden del día.

Pero se da un hecho curioso. Los ciberataques en la red oscura fracasan con mucha más frecuencia que en la red normal y esto, según investigadores de la Universidad Rovira i Virgili, puede que se deba su topología. Los investigadores emplearon teoría de redes para analizar la red oscura, encontrando que su red de nodos descentralizada la hace mucho más resistente a los ataques que el resto de Internet.

Para determinar la topología de la red oscura los investigadores recurrieron a los datos del Internet Research Lab de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA). A partir de estos datos se construyó un modelo que describe cómo se transmite la información en la red oscura con enrutamiento cebolla, una técnica que encapsula los mensajes en múltiples capas de cifrado. Este modelo permitió a los investigadores estudiar la respuesta de la red ante tres tipos de perturbaciones: ataques que tienen como objetivo nodos específicos de la red, fallos aleatorios de distintos nodos y cascadas de fallos que se propagan por la red.

Los resultados de los análisis muestran que, si se quiere causar un daño equivalente en la red oscura a uno en la red normal, es necesario atacar cuatro veces más nodos. Además, los fallos en cascada se corrigen con mucha más facilidad en la red oscura con solo añadir más capacidad a la red.

Los autores atribuyen esta mayor robustez ante los ataques y fallos a la topología relativamente descentralizada de la red oscura, algo que surge de forma espontánea por el uso de los protocolos de enrutamiento cebolla. Por contra, la red normal tiene una estructura menos homogénea consistente en una serie de núcleos hiperconectados que, si bien aportan estabilidad, también hacen al sistema en su conjunto potencialmente vulnerable.

Referencia:

Manlio De Domenico and Alex Arenas (2017) Modeling structure and resilience of the dark network Phys. Rev. E doi: 10.1103/PhysRevE.95.022313

Sobre el autor: César Tomé López es divulgador científico y editor de Mapping Ignorance

Este texto es una colaboración del Cuaderno de Cultura Científica con Next

Deja un comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>