Diálogos en la frontera: Matemáticas y procesos creativos

Conferencia

Aunque la relación entre las diferentes formas de conocimiento puede parecer imposible, lo cierto es que en muchas ocasiones el vínculo entre ellas es necesario e inevitable. Las artes y las ciencias son el vivo ejemplo de la conexión que existe entre las distintas áreas de estudio. Y aunque puede resultar complicado pensar cómo pueden convivir la creación artística y la investigación científica, lo cierto es que hay profesionales que combinan estas disciplinas en su trabajo diario.

Ejemplo de ello son la artista donostiarra Esther Ferrer y el compositor minimalista estadounidense Tom Johnson, los protagonistas de la primera edición del programa “Diálogos en la frontera”, que se celebró el pasado 12 de marzo en la Biblioteca Bidebarrieta de Bilbao.

El evento, cuyo principal objetivo es crear un espacio para el diálogo entre las artes y las ciencias, congregó en la capital vizcaína a los profesores de la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea Josu Rekalde (Bellas Artes) y Raúl Ibáñez (Ciencia y Tecnología), que conversaron con Ferrer y Johnson sobre la utilización de las matemáticas en los procesos creativos de ambos artistas.

El evento se enmarca dentro del ciclo “Bidebarrieta Científica”, una iniciativa que organiza todos los meses la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU y la Biblioteca Bidebarrieta para divulgar asuntos científicos de actualidad.

La artista donostiarra Esther Ferrer es pionera del arte de la performance y una de sus máximas representantes en España. Su trabajo ha sido reconocido con múltiples galardones como el Premio Nacional de Artes Plásticas (2008), el Premio Gure Artea (2012) y el premio Marie Claire de l’Art Contemporain (2014). En sus obras, expuestas por todo el mundo, aparecen múltiples referencias a las matemáticas (números primos, el infinito en el número pi, la geometría, espacio y tiempo…) y se relacionan con el minimalismo, el arte conceptual y el feminismo.

El músico Tom Johnson es un compositor minimalista y teórico de la música estadounidense. Para sus composiciones utiliza formas simples, escalas limitadas y elementos matemáticos como la combinatoria, las simetría, los números o los fractales. Entre sus obras destacan la famosa La ópera de las cuatro notas (1972), Melodías Racionales (1982) y Kientzy Loops, premiada con el premio nacional francés “Victoires de la musique 2000”; o melodías más recientes como Galileo (2001), Mosaicos (2002) o Ritmos de Vertmon (2008).

Edición realizada por César Tomé López.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *