Aceites esenciales en las plantas: función y composición

Ilustrando ciencia

Los aceites esenciales producidos por las plantas desempeñan un papel importante para su
supervivencia y desarrollo. Estas esencias funcionan principalmente como protección, y
están formadas por una mezcla de compuestos que se acumulan en estructuras especiales.

¿Quién no ha sido cautivado por el aroma del jazmín, la lavanda o el romero? Las plantas
producen y liberan sustancias volátiles (que se evaporan fácilmente), llamadas aceites
esenciales. Las podemos encontrar en las flores, hojas, yemas, tallos, semillas, raíces y
corteza de los vegetales. Algunos científicos consideran que estas sustancias forman parte
del sistema inmunológico de la plantas, ya que envían mensajes químicos que contribuyen a
protegerlas. Esto lo consiguen al repeler y envenenar depredadores y plagas, tales como
virus, bacterias, microbios e insectos; aunque en otros casos pueden servir para atraer
animales beneficiosos, como los polinizadores.

aceites esenciales
Imagen: Las esencias de las plantas. Representación de tricomas glandulares de las plantas liberando aceites esenciales, su función y composición. (Ilustración: Susana García Espinosa)

Muchos de los aceites esenciales de las plantas se producen y almacenan en diminutas
estructuras llamadas tricomas glandulares. Estas se localizan en la superficie de la planta y
usualmente al romperse, como cuando rozamos las hojas de una planta de lavanda, o debido
a que poseen una cutícula (capa protectora más externa de las plantas) porosa, es cuando se
liberan las esencias al medio.

Su composición química es bastante compleja. Los aceites esenciales pueden contener una
mezcla de cien o más constituyentes, principalmente hidrocarburos terpénicos (compuestos
orgánicos volátiles y aromáticos, derivados de un hidrocarburo llamado Isopreno), como
los monoterpenos y los sesquiterpenos.

Los monoterpenos son las moléculas más abundantes en estos aceites, y son las de mayor
volatilidad. Al oler una esencia, estas serían los primeros que percibiríamos. En el mundo de
la perfumería se las conoce como notas de entrada de un perfume. Por otra parte, los
sesquiterpernos son de mayor peso molecular y por tanto, menos volátiles. Son los aromas
que se perciben tiempo después de estar en contacto con una esencia, en perfumería son las
llamadas notas de salida o fondo.

Gracias a la composición de los aceites esenciales muchas plantas pueden protegerse de
diversos factores dañinos. Afortunadamente para nuestros sentidos, esto no es más que una
placentera experiencia.

Referencias consultadas:

Butnariu, M., Sarac, I. (2018). Essential Oils from Plants. Journal of Biotechnology and Biomedical Science, 1(4), 35-43. DOI: 10.14302/issn.2576-6694.jbbs-18-2489

Amrani Joutei Khalid, Hazzoumi Zakaria, Moustakime Youssef, (2018). Essential Oil and Glandular Hairs: Diversity and Roles. IntechOpen. DOI: 10.5772/intechopen.86571


Autora: Susana García Espinosa (IG @g.espinosa.art), alumna del Postgrado de Ilustración Científica de la UPV/EHU – curso 2019/20

Artículo original: El alma de las plantas, las esencias de las aromáticas. Emilio Lizarraga, Cuaderno de Cultura Científica, 10 de febrero de 2019.

Ilustrando ciencia” es uno de los proyectos integrados dentro de la asignatura Comunicación Científica del Postgrado de Ilustración Científica de la Universidad del País Vasco. Tomando como referencia un artículo de divulgación, los ilustradores confeccionan una nueva versión con un eje central, la ilustración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *