Nicole-Reine Lepaute, la minuciosa e incansable astrónoma calculadora

Matemoción

«Madame Lepaute fue la negación viva de esta opinión, a menudo fundada, que niega a las mujeres la capacidad de reconciliar la ciencia y el encanto, el estudio y las cualidades domésticas. Era tan buena ama de casa como excelente geómetra, y era aún más diligente en ayudar que en realizar un cálculo.»

Pierre Larousse, Grand dictionnaire universel du XIXe siècle, 1866-1877.

Las líneas que abren este escrito, no exentas de misoginia, forman parte de la reseña que Larousse dedicó a Nicole-Reine Lepaute en su famoso diccionario. Cien años antes, en vida, tampoco fue reconocida como merecía.

Nicole-Reine Lepaute. Fuente: Wikimedia Commons.

Nicole-Reine nació el 5 de enero de 1723 en el Palacio de Luxemburgo de París donde residía su familia: era la sexta de nueve hijos. Su padre, Jean Étable, trabajaba al servicio de la Reina de España Louise Élisabeth d’Orléans (1709-1742).

En verano de 1749 se casó con Jean-André Lepaute (1720-1789), un relojero real en el Palacio de Luxemburgo, conocido en Europa por su gran labor como maestro artesano, diseñador, fabricante y reparador de relojes. Nicole-Reine ayudaba a su marido en su trabajo y, a través de él, conoció al astrónomo Joseph-Jérôme de Lalande (1732-1802).

En 1753, la Académie des Sciences encargó a Lalande el estudio del reloj de Lepaute, provisto de un mecanismo de escape de un nuevo tipo. Animado por el astrónomo, Lepaute comenzó a diseñar y construir péndulos astronómicos. Nicole-Reine realizó los cálculos de las tablas de oscilaciones del péndulo para el Traité d’Horlogerie contenant tout ce qui est nécessaire pour bien connoître et pour régler les pendules et les montres de su marido.

Tabla del Traité d’Horlogerie. Fuente: Archive.org

En 1757, un año antes del esperado regreso del cometa Halley (según la predicción realizada por Edmund Halley (1656-1742)), Lalande propuso a Alexis Clairaut (1713-1765) aplicar su solución (aproximada) del problema de los tres cuerpos para comprobar (o corregir, en su caso) la fecha prevista por Halley. Clairaut estableció los modelos de cómputo y Lalande (ayudado por Nicole-Reine Lepaute) se encargó de los numerosos cálculos que se precisaban: se trataba principalmente de medir el efecto que ejercían los planetas Júpiter y Saturno sobre la trayectoria del cometa y, por lo tanto, sobre la fecha prevista de su regreso. Lalande escribía en 1803:

«Durante más de seis meses, nosotros [Nicole Reine Lepaute y yo] calculamos desde la mañana hasta la noche, algunas veces incluso durante las comidas. […] La ayuda de Madame Lepaute fue tal que, sin ella, nunca hubiera podido emprender la enorme labor, en la que era necesario calcular la distancia de cada uno de los dos planetas, Júpiter y Saturno, al cometa, por separado, para cada grado sucesivo, durante 150 años.»

En noviembre de 1758, Clairaut anunció el regreso del cometa Halley para el 13 de abril de 1759, con un mes como margen de error. La predicción fue un gran éxito: el cometa pasó su perihelio el 13 de marzo de 1759.

Clairaut publicó en 1760 su Théorie du mouvement des comètes sin mencionar a Nicole-Reine Lepaute entre las personas calculadoras que habían contribuido a esta obra. Se dice que quería evitar los celos de una amante, intentando no ofenderla al alabar los méritos de otra mujer. Este hecho minó su larga amistad con Lalande y, de hecho, no volvieron a colaborar en investigaciones astronómicas.

En 1759, la Académie des Sciences solicitó a Lalande que se encargara de las efemérides astronómicas que publicaban bajo el nombre de La connaissance des temps; este anuario era muy utilizado por astrónomos y marinos y sirvió, por ejemplo, para calcular el tránsito de Venus de 1761 y de 1769. El astrónomo contrató a personas calculadoras, y eligió a Nicole-Reine Lepaute como su ayudante en esta tarea. El cartógrafo y astrónomo Cassini de Thury (1714-1784), rival y muy crítico con Lalande, calificó este equipo como «manufactura de astronomía», añadiendo además que «está dirigida en segundo lugar por una académica de no sé qué academia». Este desafortunado comentario ignoraba, por supuesto, que dos años más tarde Lepaute iba a ser admitida en la Académie de Béziers por sus trabajos en tablas astronómicas.

Ciertamente Lalande reclutaba para sus cálculos a numerosos astrónomos amateurs, algunos de ellos eran mujeres. De hecho, en su publicación Astronomie des dames (1785), Lalande defendía que la astronomía no debía ser un reducto masculino, mencionando a algunas mujeres astrónomas y comentando sus aportaciones:

«La bella Hipatia escribió varios tratados: profesaba la astronomía en Alejandría cuando fue asesinada por el clero, fue en 415. Maria Cunitz, hija de un médico de Silesia, publicó en 1650 unas tablas astronómicas. Marie-Claire Eimmart Muller, hija y esposa de astrónomos conocidos, también fue astrónoma. Jeanne Dumée presentó en 1680 unas entrevistas sobre el sistema de Copérnico. La esposa de Hevelius realizaba observaciones junto a él. Las hermanas de Manfredi calculaban las efemérides de Bolonia; las tres hermanas de Kirch calcularon durante mucho tiempo las efemérides de Berlín; su esposa, nacida Winkelmann, presentó en 1712 una obra de astronomía. La Marquesa de Châtelet ha proporcionado una traducción de Newton. La condesa de Puzynina ha fundado un observatorio en Polonia […]. Madame Lepaute, fallecida en 1788, ha calculado durante más de diez años efemérides de la Academia, y la viuda de Edwards trabaja en Inglaterra en el “Nautical almanac”. Madame du Piery ha realizado numerosos cálculos de eclipses para comprender mejor el movimiento de la Luna; fue la primera que ejerció la astronomía en París. Miss Caroline Herschel trabaja con su hermano. Ya ha descubierto cinco cometas. La Señora Duquesa de Gotha ha realizado gran cantidad de cálculos, pero no desea ser citada. Mi sobrina, Le Français de Lalande, ayuda a su marido en sus observaciones y obtiene conclusiones de ellas mediante cálculos; ha reducido diez mil estrellas, ha preparado trescientas páginas de tablas horarias para la marina, un trabajo inmenso para su edad y sexo. Están en mi “Abrégé de Navigation.»

Joseph-Jérôme Le Français de Lalande, Astronomie des dames.

En 1774 Lalande comenzó a ocuparse de la publicación Éphémérides des mouvements célestes dirigiendo el tomo 7 (publicado en 1774 y dedicado a los años 1775 a 1784) y el tomo 8 (publicado en 1783 y correspondiente a los años 1785 a 1792). En el prefacio de ambos escritos reconoció el trabajo de Lepaute:

«Los cálculos de Saturno han sido realizados por Madame le Paute, quien, desde hace muchos años, se dedica con éxito al cálculo astronómico.»

Tomo 7

«Madame le Paute, quien, desde más de 20 años, se dedica a la astronomía, ha realizado ella sola los cálculos del Sol, de la Luna y de los planetas.»

Tomo 8

Página de las Efemérides de 1775. Fuente: Wikimedia Commons.

Nicole-Reine Lepaute investigó también el eclipse anular del 1 de abril de 1764 para el que trazó un mapa de visibilidad mostrando la progresión de cuarto de hora en cuarto de hora para toda Europa. Este trabajo fue publicado con su propio nombre en La connaissance des temps bajo el título de Explication de la carte qui représente le passage de l’ombre de la lune au travers de Europe dans l’eclipse du soleil centrale et annulaire. Sus cálculos necesitaron la preparación de una tabla de ángulos paralácticos (ángulo de desplazamiento de un objeto causado por un cambio en la posición del observador), cuya versión extendida fue publicada por el gobierno francés.

Nicole-Reine Lepaute no tuvo hijos, pero acogió en 1768 a uno de los sobrinos de su marido, Joseph Lepaute Dagelet (1751-1788), al que enseñó astronomía y que se convirtió en profesor de matemáticas de la École militaire en 1777, antes de ser elegido astrónomo adjunto en la Académie royale des sciences en 1785. Lalande consideraba la tutorización de su sobrino como una contribución de Lepaute a la astronomía.

Los últimos siete años de su vida los dedicó a cuidar de su marido, gravemente enfermo. Su propia salud se vio afectada, perdiendo la vista paulatinamente. Nicole-Reine falleció pocos meses antes que Jean-André Lepaute, el 6 de diciembre de 1788.

El asteroide 7720 (Lepaute) y un cráter de la Luna le rinden un merecido homenaje.

Referencias

Sobre la autora: Marta Macho Stadler es profesora de Topología en el Departamento de Matemáticas de la UPV/EHU, y colaboradora asidua en ZTFNews, el blog de la Facultad de Ciencia y Tecnología de esta universidad

1 comentario

  • […] «Madame Lepaute fue la negación viva de esta opinión, a menudo fundada, que niega a las mujeres la capacidad de reconciliar la ciencia y el encanto, el estudio y las cualidades domésticas. Era tan buena ama de casa como excelente geómetra, y era aún más diligente en ayudar que en realizar un cálculo.» Pierre […] […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.