La cafeína y su renacimiento como ingrediente estrella de los productos funcionales

Naukas

La cafeína está de moda. En los últimos tiempos han aparecido en el mercado un gran número de productos que tradicionalmente no se asocian a la cafeína (1,3,7, trimetilxantina)pero en los que un análisis detallado de su composición demuestra como la presencia de este alcaloide no es nada desdeñable. Zumos enriquecidos, sprays anticelulíticos, suplementos deportivos, bebidas energéticas o chicles funcionales son algunos de los ejemplos de nuevos productos ricos en cafeína que pueden encontrarse en supermercados, farmacias, gimnasios, herboristerías, etc.

Cafeína
Cafeína

Sin embargo, las innumerables propiedades sin ningún rigor científico que se atribuyen a toda esta gama de nuevos productos, unidas a las lagunas existentes sobre su seguridad, han provocado muchas reacciones tanto en la comunidad científica como en los organismos oficiales del sector de la alimentación… incluso la Sociedad Americana de Química, en vista de la nueva situación creada alrededor de este compuesto de la familia de las xantinas metiladas, acaba de publicar el siguiente video sobre la ciencia de la cafeína.

No es objetivo de esta entrada contarles la historia de la cafeína ni su mecanismo de actuación. Sobre ello se ha escrito mucho y un rápido vistazo a su definición en la Wikipedia o a este artículo publicado en Naukas.com puede ayudar a hacernos una idea. Para intentar arrojar un poco de luz en todo el oscurantismo que rodea a las propiedades de la cafeína, en este post citaré cuáles de ellas están basadas en verdades demostradas científicamente y cuáles no tienen fundamento alguno según los últimos estudios. Además, expondré los aspectos relacionados con la cafeína que necesitan ser urgentemente aclarados.

A pesar de las muchas dudas que existen sobre el uso de la cafeína para mejorar los diferentes estados cognitivos, los productos enriquecidos con cafeína que mayor cuota de mercado tienen son precisamente los publicitados con ese propósito. ¿Es útil la cafeína para lograr tal fin? ¿Ayuda este alcaloide a mejorar el rendimiento intelectual? ¿Incrementa la atención? Para intentar responder a algunas de estas preguntas el Panel de Expertos en Nutrición, Alergias y Dietéticos de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) se reunió y dio su veredicto.

scientia (2)

En su informe aseguran que, en dosis de al menos 75 mg, la cafeína sí mejora diversos procesos cognitivos relacionados con un aumento de la atención, memoria o aprendizaje debido, entre otras cosas, a su acción antagonista no selectiva de los receptores de adenosina… es decir, el uso de cafeína como estimulante no es ningún mito.

Sin embargo, hace unas semanas, y ante la solicitud de una empresa para poder publicitar en productos con bajo contenido en cafeína similares alegaciones, la EFSA emitió un informe en el cual deja claro que dosis por debajo de 75 mg de este alcaloide no son efectivas ni para aumentar la concentración ni para disminuir el tiempo de reacción ante determinadas situaciones.

Concretamente una empresa alemana de aguas minerales y zumos intentó comercializar un zumo multifrutas con una concentración de cafeína 100 mg/L (aproximadamente 40 mg de cafeína por dosis) que, en teoría, sirve para mantener la concentración. En la publicidad de dicho zumo se puede observar una imagen de Michael Schumacher, expiloto de Fórmula 1 en estado de coma desde el mes de diciembre por un accidente de esquí, al lado del eslogan “Your mind, your power” (“Tu mente, tu poder”).

scientia (3)

La EFSA ha sido tajante. Dicha publicidad, basada en los 40 mg de cafeína por dosis de zumo consumida, no tiene ningún rigor científico detrás. La empresa no está autorizada a usar dicha publicidad… hay que alcanzar los 75 mg de esta metil xantina para poder usar tal eslogan. Es lo que hay.

Por otra parte, algunas casas comerciales se empeñan una y otra vez en establecer una relación entre el consumo de cafeína y una mejora en el estado de ánimo. Por eso varios productos ricos en cafeína han publicitado tradicionalmente que este alcaloide ayuda a dicha mejora por sus efectos estimulantes… pero va a ser que no. En este documento oficial de la EFSA observamos que no existe ninguna evidencia científica que sustente tal afirmación por lo que el uso de dicha “health claim” (alegación saludable) está prohibido.

Uno de los sectores donde la aparición de nuevos alimentos y/o suplementos alimenticios con altas dosis de cafeína ha sido más espectacular es el mundo de la nutrición deportiva. Bebidas especializadas, barritas, nutraceúticos y otros productos ricos en este alcaloide están a la orden del día. Sin embargo, hay que preguntarse… ¿es útil este compuesto descubierto por el químico alemán Friedrich Ferdinand Runge en 1819 para aumentar el rendimiento deportivo? Veamos.

A pesar de que muchas voces se han levantado en contra, tal y como se puede ver en este informe, la EFSA ha ratificado los estudios realizados en humanos que muestran como esta molécula aumenta la resistencia ante el ejercicio, siempre y cuando se consuman tres miligramos por kilo de peso una hora antes del ejercicio.

Suplemento deportivo 75 mg de cafeína.
Suplemento deportivo 75 mg de cafeína.

A pesar de esto, los expertos han considerado que no se ha probado una relación causa-efecto entre el consumo de cafeína y un aumento en el rendimiento físico durante el ejercicio de alta intensidad y corta duración.

Para terminar este apartado relacionado con el deporte es necesario indicar que el Panel de Expertos en Nutrición, Alergias y Dietéticos de la EFSA ha informado positivamente acerca de la capacidad de la cafeína para disminuir la sensación de cansancio durante la realización del ejercicio. Eso sí, dicho objetivo se logrará si el deportista ha consumido, una hora antes de la realización del esfuerzo, cuatro miligramos por cada kilo que pese.

Una pregunta que constantemente se hacen muchos aficionados al deporte es si la cafeína está considerada una sustancia dopante. Pues bien, la WADA (World Anti-Doping Agency) decidió suprimir la cafeína de las lista prohibida desde el 1 de enero de 2004. Diez años después, y como bien nos cuenta Raquel Blasco en este fenomenal post, los laboratorios de control de dopaje siguen analizando la cafeína en las muestras de orina. Los resultados indican que, en general, la supresión de la cafeína de la lista prohibida no ha incrementado su empleo.

scientia (5)

Pero no todos los productos que presentan cafeína en su composición pertenecen al sector de la alimentación. El producto estrella de este año 2014 dentro del sector de la moda y de la belleza es el spray Xpert Svelt à-porter comercializado por Singuladerm que promete combatir la celulitis… y que recientemente ha sido analizado en el blog Scientia. En la publicidad de dicho “cosmético inteligente” se explica que su fundamento científico se basa en la microencapsulación y liberación controlada de compuestos bioactivos entre los que se encuentra la cafeína. Una vez más, nos encontramos con que no existe ningún informe oficial positivo que avale el uso de la cafeína para reducir la celulitis o proceso similar ni en el campo de la cosmética ni en el de la alimentación. Por el contrario, la UE sí que ha emitido documentos como los que se pueden leer en este enlace en los que se explicita claramente como no hay relación entre la ingesta de cafeína y procesos tales como la reducción del peso corporal, la oxidación de las grasas o la disminución de la grasa total. Sí, ya sé que no es lo mismo la ingesta oral que el tratamiento epidérmico… pero si el primero no funciona el segundo difícilmente lo hará en este tipo de productos.

Singuladerm.com
Singuladerm.com

Creo que, con lo expuesto anteriormente, pueden ustedes hacerse una idea de los mitos y realidades que, desde el punto de vista de la ciencia, se esconden tras la cafeína…. pero no hay que olvidar un aspecto crucial sobre el que se debería seguir investigando para conocer los verdaderos efectos de este alcaloide. Todas las propiedades anteriormente citadas se refieren a la molécula de cafeína tratada de forma individual. Sin embargo, bien sea en productos de alimentación o de cosmética, la cafeína se encuentra en el interior de matrices complejas donde existen otras moléculas con las cuales interaccionan y que pueden aumentar o disminuir dichos efectos… y este tema no es baladí desde el punto de vista de su funcionalidad y su seguridad.

Uno de las grandes lagunas del Reglamento de la UE por el que se establece una lista de declaraciones autorizadas de propiedades saludables de los alimentos es que considera las propiedades de las moléculas de forma individual y no en el contexto del alimento en su globalidad… que es como debería hacerse. Por ello, muchas dudas quedan aún en el aire. ¿Las elevadas concentraciones de azúcar que hay en las bebidas energéticas influyen en los efectos de la cafeína que también encontramos en altas dosis en estos productos?¿Se altera la funcionalidad demostrada científicamente de algunas vitaminas cuando interaccionan con la cafeína? ¿Cómo cambia el proceso de biodisponibilidad y absorción de la cafeína en presencia de otros nutrientes alimentarios o compuestos cosméticos?

Voy más allá. La EFSA habla de efectos positivos a partir de determinadas cantidades de cafeína pero… ¿Por qué no se establece un límite superior? ¿Es que los efectos positivos sobre los procesos cognitivos tras la ingesta de 75 cafeína son los mismos que si se ingieren cantidades significativamente superiores?

scientia (7)Hasta ahora les he mostrado lo que dice la ciencia sobre los mitos y realidades que circulan alrededor de la cafeína… pero hay un factor del que no he hablado sobre el que hay muchas lagunas y que es clave para su ingesta: su seguridad.

Una exhaustiva revisión de la bibliografía científica lleva a la conclusión de que, aunque hay varias referencias publicadas, no existe una dosis de seguridad de la cafeína claramente establecida por ningún organismo oficial en la UE. Diversas fuentes muestran que una sobredosis aguda de cafeína (no hablamos de dosis letal) puede alcanzarse al ingerir entre 300 y 400 miligramos dependiendo del peso corporal y el nivel de tolerancia a este compuesto de la persona que la consuma. El consumo de dicha dosis puede dar lugar a un estado del sistema nervioso central sobre-estimulación llamado “intoxicación por cafeína” o coloquialmente “aprehensión de cafeína”. Pasado ese umbral comienzan los típicos síntomas de inquietud, nerviosismo, excitación, insomnio, enrojecimiento de la cara, aumento de la micción, trastornos gastrointestinales, contracciones musculares, irritabilidad, ritmo cardíaco irregular o rápido, y agitación psicomotora.

Es posible que ustedes piensen que hace falta un consumo excesivo de alimentos ricos en cafeína para llegar a los niveles de alcaloide que dan lugar a esa sobredosis aguda pero nada más lejos de la realidad. Según la concentración de cafeína presente en la bebida energética Monster (32mg/100 mL) la cantidad total de esta molécula que hay en el bote de 500 mL es de 160 mg de cafeína por lo que con solo dos unidades de esta bebidase sobrepasarían los 300 mg… y no olvidemos que un reciente informe de la EFSA que ustedes pueden leer en este enlacealerta sobre los hábitos de consumo de bebidas energéticas en Europa y desvela que de las personas encuestadas, el grupo de edad que más consume estos productos son adolescentes (10 a 18 años). Además, estas bebidas energéticas suelen mezclarse frecuentemente con alcohol y en tal situación los umbrales de seguridad de la ingesta de cafeína pueden cambiar significativamente.

scientia (8)

Es cierto que haría falta el consumo de cantidades desorbitadas de cafeína para alcanzar por vía oral la dosis letal media (LD 50) establecida en seres humanos en diversos estudios (150 a 200 miligramos por kilogramo de masa corporal dependiendo del peso y la sensibilidad individual), pero también es cierto que en determinadas circunstancias esa dosis baja muchísimo… y tal como ocurrió en el caso de Annais Fournier, la chica que supuestamente murió por el consumo de varias latas de bebidas energéticas, hay muchos parámetros a tener cuenta respecto a la seguridad de los productos con altas concentraciones de cafeína.

Concluyo. Estimados lectores, debido al renacimiento de la cafeína como componente estrella de muchos productos comerciales, a lo largo de este post he intentado dejar claro qué dice la ciencia sobre los verdaderos efectos de la ingesta de este alcaloide. Sin embargo, y como ustedes han podido comprobar, aun queda mucho trabajo por hacer en el campo de la funcionalidad y la seguridad de esta molécula sin la cual muchas personas, entre las que me encuentro, son incapaces de comenzar a funcionar diariamente. Toca seguir investigando. Es lo que hay.

scientia (1)

Este post ha sido realizado por José Manuel López Nicolas (@ScientiaJMLN) y es una colaboración de Naukas con la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU.

38 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *