Visualizar la ciencia

Frontera

Cuando un divulgador se enfrenta al reto de comunicar su conocimiento o sus datos a una audiencia generalista, es muy probable que se tome la molestia de concretar la idea, adaptarla al tipo de público que va dirigida (o cree que va a tener) y, después, la redacte (o lo intente) de manera rigurosa, amena y a poder ser con un mínimo de estilo.

El mismo proceso ocurre más o menos con las charlas divulgativas ante un público generalista. Un punto en el que sin embargo flojean muchas de ellas es en el de las figuras o visualizaciones de los datos que intentan explicar. Muchas veces, y me consta que siempre por descuido y no por mala fe, los gráficos y visualizaciones se dejan para el final, como una especie de relleno al contenido, y no se les presta la atención necesaria.

Military-PowerPoint1

Visualizar un contenido, darle un formato visual atractivo para el público, es un trabajo muy complejo que requiere una preparación previa en la que se deben tener en cuenta muchos factores.

En el vídeo que traigo hoy se exponen de manera muy interesante varios de estos factores.

«Cada píxel debe referirse, apoyarse directamente en el contenido» (Edward Tufte, Yale University).

Una buen gráfico, sea para el público que sea, debe estar apoyado, surgir de ella, en una información pertinente y veraz. Cada línea, cuadro, imagen, flecha o símbolo debe tener un referente concreto y tangible en la información que lo sustenta.

«La visualización de datos no es un simple proceso creativo como un cuento de hadas, es un proceso lineal de toma de decisiones basado en unos principios básicos» (Julie Steele).

A la hora de realizar un gráfico para acompañar un post o una charla hay que tener en cuenta tres factores básicos:

– ¿Quién eres y qué quieres contar?

– El público que va a llegar a leer tu post o escuchar tu charla y que no eres tú. El lector o el espectador tiene su propio contexto, sus propios sesgos e ideas y a la hora de diseñar tu figura o gráfico tienes que tenerlo en cuenta. Para diseñar una gráfica se debería intentar partir de cero.

– Los datos que quieres mostrar. No todos son iguales ni pueden mostrarse de la misma manera.

El público de una charla o el lector de un post reaccionan ante la información que no conoce o que le sorprende si está bien contada, pero puede pasar olímpicamente de esa información, y por tanto perdérsela, si se muestra en un gráfico que sencillamente no lo dice nada; o peor, que le resulta inescrutable y absurdo.

Es muy habitual que un divulgador que ha puesto cuidado infinito en no dar nada por supuesto al escribir su post o diseñar su charla, olvide ese propósito a la hora de diseñar sus visualizaciones.

«Si queremos cambiar el comportamiento de alguien o sus ideas, a veces presentar la información de una manera visual es la manera más fácil de conseguir que se implique o enganche a lo que queremos contarle».

Lamentablemente, esto también funciona al revés. Si mostramos la información de manera oscura y poco comprensible, por muy veraz e importante que sea conseguiremos mucha menos implicación y alcance.

«Una visualización tiene éxito cuando consigue trasladar una información, unos datos complicados, de manera simple. Cuando comunica en un instante un mensaje que, de otro modo, se tardaría horas en encontrar y digerir» (Josh Smith).

Tsunami. El código de color indica altura de las holas.
Tsunami. El código de color indica altura de las olas.

Un mapa es un buen ejemplo de visualización exitosa al que estamos totalmente habituados. De un vistazo somos capaces de apreciar la distancia entre los países, la situación de los continentes, comprender conceptos como los puntos cardinales, las corrientes marinas, los climas y muchas cosas más.

En la divulgación, las figuras, gráficos o visualizaciones deben aspirar a ser tremendamente sencillas pero muy claras. Deben poner ante los ojos del lector o del espectador la información que se le está transmitiendo de manera que de un solo vistazo la comprenda y, a partir de ahí, «tire del hilo» para seguir buscando datos.

El peligro en este punto es aprovecharse de una aparente sencillez para elaborar visualizaciones engañosas y gráficos adulterados que desvirtúen la información. (El caso más obvio de esto son los gráficos electorales, pero los hay igualmente en divulgación).

«¿Cómo podemos ver no para confirmar, sino para aprender?» (Edward Tufte, Yale University).

Para elaborar una buen gráfico o figura para la divulgación hay que conocer y respetar al público al que te diriges. Partiendo de ese respeto y conocimiento interiorizado, hay que mirar nuestra gráfica no para asegurarnos de que nos gusta o que muestra lo que queremos, sino para aprender qué es lo que puede no funcionar, qué hay en ese gráfico que puede estropear nuestra exposición o texto y, si podemos, hacerlo mejor.

Resumiendo, visualizar los datos requiere:

– Saber qué se quiere contar.

– Controlar y conocer los datos.

– Conocer y respetar al público.

– Diseñar pensando en aprender y no en confirmar.

Una buena visualización, ya sea una infografía, una gráfica o una figura, ayuda a que el mensaje llegue a más gente. Lamentablemente, el proceso también funciona al revés. Una figura incomprensible, un gráfico abigarrado o una visualización confusa echarán a perder toda la acción divulgativa.

Como dicen en el vídeo, visualizar los datos es todo un arte.

Sobre la autora: Ana Ribera (Molinos) es historiadora y cuenta con más de 15 años de experiencia en el mundo de la televisión. Autora de los blogs: Cosas que (me) pasan y Pisando Charcos.

6 comentarios

  • Avatar de Pedro J.

    Aparte del hecho de utilizar las infografías con sentidos diferentes al de los datos que representam. Curiosamente la imagen que pones de la altura de las olas del tsunami pasó en muchos blogs y redes sociales como emisiones radiactivas de Fukushima.

    • Avatar de Ana Ribera

      Gracias Pedro J. por tu comentario.

      Efectivamete, el uso torticero de los gráficos es un gran problema. Gráficas escaladas para que den una falsa impresión, para inflar datos, para descolocar….ese es otro problema muy grave.

  • […] Rodeando a todo ello tenemos las interacciones de la ciencia con el resto de empresas intelectuales. Marta Macho explora la literatura en ¿Es esta compra racional?, Arturo Quirantes el cine en La amenaza de Andrómeda, Ana Ribera la comunicación en Visualizar la ciencia. […]

  • Avatar de Iñaki

    Supongo que para los que somos entendidos en casi nada una buena imagen nos facilita mucho la comprensión de procesos que de otra manera nos van a resultar incomprensibles.
    Eso si, siempre que los datos facilitados sean veraces, de lo contrario pueden servir para falsear y para engañar.
    Saludos y gracias por el artículo.

    • Avatar de Ana Ribera

      Gracias IÑaki,

      Efectivamente, las visualizaciones de datos son buenísimas para, como dicen en el video, representar de manera aparentemente sencilla procesos que ha llevado meses entender. Es un trabajo muy importante y debe hacerse con cuidado para efectivamente que la información no se malinterprete.

      En próximos post hablaré más sobre este tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *