«Una copita de vino es buena para el corazón». Claro que sí, guapi.

Hemos escuchado tantas veces eso de que «Una copita de vino es buena para el corazón» que parece verdad. Recuerdo a mi abuela, que no solía tomar alcohol, diciendo que el vino era salud. En los días de fiesta, con las mejillas encendidas y los labios tintados, disfrutaba mojando un pedazo de pan en sus sopas de burro cansado. Las sopas de burro cansado son un postre típico gallego: vino tinto caliente con azúcar y migas de pan duro. Si es tradicional, tiene que ser bueno. Si toda la vida se ha dicho que el vino es bueno para el corazón, será cierto. ¿O no?

  • El origen de la creencia

Hay intereses de diversa naturaleza que han llevado a perpetuar hasta nuestros días la idea de que el vino es saludable, al menos una copita. Las bondades se las atribuímos a algunas de las sustancias que contiene, como flavonoides y antioxidantes como los polifenoles, entre ellos el más famoso es el resveratrol. Del resveratrol incluso se ha llegado a decir que era algo así como el elixir de la eterna juventud, que ayuda a prevenir daños en los vasos sanguíneos, que previene la obesidad y la diabetes, ambos factores de riesgo cardíaco. Ninguna de estas virtudes ha podido demostrarse con estudios en seres humanos.

El mito no surgió de la nada. Algunas de estas bondades del resveratrol se probaron en ratones, gusanos y moscas, y de ahí el resveratrol llegó con fuerza al mercado de los suplementos alimenticios. Pero se encontraron con un problema, y es que no es legal decir que un producto «ralentiza el envejecimiento celular» por llevar resveratrol, porque no funciona así en humanos. Pero sí se puede decir si contiene selenio. Y tampoco se puede decir del resveratrol que «ayuda al funcionamiento normal del corazón». En cambio, esto último sí se puede decir de la Vitamina B1. Añadir vitamina B1 a estos suplementos fue la treta que emplearon algunas marcas para poder afirmar legalmente que sus productos con resveratrol son buenos para el corazón.

De la tradición informativa e interesada sobre los beneficios del vino, a los modernos suplementos alimenticios, el caso es que seguimos creyendo que un consumo moderado de vino es saludable. Decir lo contrario es ser un aguafiestas e ir en contra de todo lo que se ha dicho hasta ahora. Pero, ¿qué dicen sobre el consumo moderado de vino las principales organizaciones de la salud? ¿Qué conslusiones se han extraído de los numerosos estudios científicos que se han hecho al respecto?

  • Lo que dice la ciencia sobre consumo de vino y salud

Ya en 2012 la Organización Mundial de la Salud publicaba en su informe Alcohol in the European Union que «el alcohol es perjudicial para el sistema cardiovascular». La Comisión Europea también publicó que «un consumo moderado de alcohol aumenta el riesgo a largo plazo de sufrir cardiopatías».

En 2014 la revista British Medical Journal publicaba una extensa revisión de 56 estudios epidemiológicos sobre consumo de alcohol. La conclusión fue clara y contundente: «el consumo de alcohol aumenta los eventos coronarios en todos los bebedores, incluyendo aquellos que beben moderadamente».

En 2016, en la revista BMC Public Health se publicó que cada año mueren 780.381 personas por enfermedades cardiovasculares atribuibles al consumo de alcohol.

Tampoco es cierto que el consumo moderado de alcohol previene la mortalidad, sino que «el bajo consumo de alcohol no ejerce beneficios netos en la mortalidad al compararlo con la abstinencia de por vida o el consumo ocasional de alcohol», tal y como se ha publicado en 2016 en la revista Journal of Studies on Alcohol and Drugs.

No sólo ha quedado claro que el consumo de vino incrementa el riesgo de sufrir cardiopatías, sino que múltiples estudios científicos han concluído que el consumo de alcohol está relacionado con otras patologías y enfermedades. Estas conclusiones son extrapolables a todas las bebidas alcohólicas: cerveza, ginebra, ron, etc.

Resulta que el consumo de bebidas alcohólicas también se relaciona con el riesgo de cáncer, con el mayor nivel de evidencia posible. La Organización Mundial de la Salud en su Informe Mundial de Situación sobre Alcohol y Salud publicado en 2015 concretó que «un consumo tan bajo como una bebida diaria causa un aumento significativo del riesgo de algunos tipos de cáncer».

En 2016 el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer detalló que «existen evidencias científicas sólidas de que el alcohol incrementa el riesgo de padecer 6 cánceres: mama, intestino, hígado, boca/garganta, esófago y estómago». Las conclusiones fueron rotundas y reveladoras. Hasta entonces se deconocían los mecanismos biológicos por los cuales el alcohol aumentaba el riesgo de padecer cáncer. En este estudio se descubrió que el vínculo entre consumo de alcohol y cáncer iba más allá de la estadística. «No se trata de un simple vínculo, sino de una relación causal bien establecida: el agente responsable directo del desarrollo de los cánceres citados es el consumo de alcohol, incluso a dosis relativamente bajas».

No es casualidad que en la imagen que figura en el documento informativo del Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer aparezcan unas copas de vino. El vino es, sin duda, la bebida alcohólica sobre la que se han creado más mitos relacionados con la salud. Ya es hora de dejarlos atrás.

Conclusiones

Consumimos vino como parte de nuestra tradición cultural, como parte de los actos sociales, por sabor y por placer. Que cada cual juzgue si estas razones son buenas o no y valore los riesgos asociados que acarrean. En cambio, sabemos con certeza que la salud cardiovascular no es una razón por la que consumir vino, sino todo lo contrario. El consumo de vino, incluso el moderado, el de una copita no hace daño a nadie, aumenta el riesgo de padecer cardiopatías y produce hasta seis tipos de cáncer. Si quieres buscarte una excusa para tomarte esa copita de vino, que no sea tu salud. La razón que encuentres siempre será a costa de ella.

Si te interesa saber más:

¿Es sana esa “copita de vino” diaria?. Vídeo de Julio Basulto en el que se mencionan gran parte de las referencias que aparecen en este artículo.

Beber alcohol produce cáncer. Artículo de Juan Ignacio Pérez.

Consumo de alcohol y salud en el mundo. Artículo de Juan Revenga.

Sobre la autora: Déborah García Bello es química y divulgadora científica

23 Comentarios

Deja un comentario

JonJon

Teniendo muy claro los perjuicios del alcohol, y no estando de acuerdo con promocionar su consumo, hoy en día no se puede decir que el consumo moderado u ocasional de alcohol aumente el riesgo cardiovascular, ni siquiera la mortalidad.

DavidDavid

Pues claramente eso es lo que parece decir el artículo, que presenta estudios y referencias. A diferencia de tu comentario.

Manitu69Manitu69

También se puede decir que el consumo de espinacas no es saludable por su alto contenido en hierro. O que el consumo de grasas y proteínas.
Hay miles de estudios, la mayoría pagados por lobbies que tienen algo que ganar dependiendo de lo que diga el estudio.
Otro punto a tener en cuenta es que todos los estudios a los que refiere el articulo hablan de consumo moderado, el cual puede ser de hasta 14 unidades a la semana, o 14 chatos de vino a la semana. Obviamente, un vaso de vino al dia es la mitad de esa cantidad.

JonasJonas

Teniendo muy claro los perjuicios de la heroina, y no estando de acuerdo con promocionar su consumo. Hoy en día no se puede decir que el consumo moderado de jaco y un desgarro anal ocasional aumente el riesgo de mortalidad.

JonJon

Si no se puede decir, no lo digas

NieveNieve

¿pero tú has leído el artículo?

El-Ton-JonEl-Ton-Jon

Claro que sí, guapi.

javierjavier

Por supuesto. El vino, la cerveza, los postres, los zumos, el pan blanco, el gazpacho, los cocidos,… todos bien investigados producen cancer y mortalidad. que tontos fueron nuestros ancestros hace miles de años y q mayores tontos somos nosotros ahora q nos molesta hasta el oxigeno q respiramos.

Agradezco el articulo, pero a mi edad ya he descubierto q todo en este mundo es cancerigeno, si dejo de beber vino por ello tendre q aislarme tambien en mi casa hermeticamente con un sistema d rspiracion autonoma para evitar el diesel, entre otros absurdos.

Mi Ribera del Duero es sagrado.

PabloPablo

Pues nada echemos más papeletas al bote, total, morirnos nos vamos a morir… Y ya de paso, consumamos mucha carne y embutido y productos procesados, total nos vamos a morir; y no tomemos verduras, frutas, legumbres y frutos secos, total nos vamos a morir; tengamos una vida sedentaria, total nos vamos a morir; y sobre todo fumemos, total nos vamos a morir.

Sobre lo de que todo en este mundo todo es cancerígeno, no es para nada cierto. Puedes echar un vistazo a esta charla donde se habla sobre el estudio de que alimentos pueden provocar cáncer y cuales prevenirlo: Mitos de la Alimentación. La tabla concreta puedes encontrarla aquí i2.wp.com/gymlion.com/wp-content…research.jpg

Un porcentaje muy significativo de canceres son prevenibles y están relacionados con nuestro estilo de vida (seom.org/es/prensa/el-cancer-en-…17?showall=1). Aquí otro enlace que también lo menciona (https://www.redaccionmedica.com/secciones/oncologia-medica/-un-tercio-de-las-muertes-por-cancer-son-evitables–5924). No fumar, no beber, comer de forma saludable y hacer ejercicio son la clave.

… uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta dado que podemos incidir sobre ello, es que de acuerdo con los datos publicados por la OMS en su Informe Mundial del Cáncer 2014, alrededor de 1/3 de las muertes por cáncer son debidas a causas evitables, incluyendo el tabaco (responsable de hasta un 33% de los tumores a nivel global), las infecciones (responsables de un 18% de los tumores fundamentalmente en los países en vías de desarrollo) y el alcohol (responsable de hasta un 12% de los tumores en el mundo) como factores de riesgo más importantes.

Además, el Global Cancer Observatory (GCO) de la IARC, ha realizado durante este año esfuerzos para reflejar el impacto de otra de las causas evitables más importantes de tumores y sin embargo, menos reconocidas, como es la obesidad. La página web sobre obesidad y cáncer de la GCO (gco.iarc.fr/obesity/tools-pie), proporciona estimaciones del número de tumores atribuibles al exceso de peso corporal….

BenjiBenji

El artículo, no dice que no bebas. Lo que dice, es que beber, aunque sea moderadamente, no representa ningún beneficio para la salud y por tanto no debería promocionarse como saludable.
Luego cada cual pone los pros y los contras en su balanza, y decide de manera informada.

PabloPablo

Tienes razón, no dice que no bebas. Pero si dice que puede ser perjudicial, pudiendo provocar ciertas enfermedades y cáncer
…Resulta que el consumo de bebidas alcohólicas también se relaciona con el riesgo de cáncer, con el mayor nivel de evidencia posible. La Organización Mundial de la Salud en su Informe Mundial de Situación sobre Alcohol y Salud publicado en 2015 concretó que «un consumo tan bajo como una bebida diaria causa un aumento significativo del riesgo de algunos tipos de cáncer»…

PepePepe

Javier: “a mi edad ya he descubierto q todo en este mundo es cancerigeno”.

Esto es como decir: “vivo en una ciudad, el humo produce cáncer, que más da que fume”

La gente se puede engañar todo lo que quiera: el alcohol es un veneno y el cuerpo necesita eliminarlo. Sin pretender juzgar a nadie, el artículo solo quiere mostrar la verdad del asunto, y desterrar la creencia de que, “una copita es buena para el corazón”.

Amador GarcíaAmador García

Completamente de acuerdo con el artículo. Y para los que piensan que el artículo dice que hay que dejar de beber bebidas alcohólicas, ni se acerca a eso. Lo que dice, claramente es que cada uno debe tomar la decisión informadas de tomar o no bebidas alcohólicas. Decir que el vino es bueno es una mentira que puede hacer daño a personas. Yo bebo vino (y cerveza) pero porque me gusta, no porque me aporte salud. Es ridículo pensar que un tóxico puede aportar salud. Mi consumo de alcohol es esporádico, a media de una copa o cerveza cada dos meses como mucho. Y disfrutar esa cerveza fresquita o esa copa de vino me hace bien a mi salud mental aunque me acerque más al cáncer. Al fin y al cabo, la vida es demasiado corta para que nos prohibamos los placeres. Mejor dosificarlos que derrocharlos como propone Serrat.

LluisLluis

Estoy de acuerdo con Javier, ahora la carne, la leche y los huevos resulta que son cancerígenos tambien…al final lo que hay que asumir es que “vivir” acorta la vida, lo unico es que, si abusas de algo con malos habitos, la caja de pino te llegara mas pronto. Cada cual que decida su camino, la informacion es buena para no errar, debido a la ignorància.

Hoja y PiedraHoja y Piedra

Muchas gracias por el artículo.

Franco ForteFranco Forte

Si un vaso de vino al día es cancerígeno pues se deduce que los países latinos europeos deberían tener una mortalidad muy superior a la de países que no lo catan. Sucede lo contrario: la longevidad mayor se da en esos países. Se dirá que los nórdicos no beben vino pero si vodka y similares. Peor aún ya que un vaso de vino tiene el alcohol de un dedal de vodka. La humanidad lleva bebiendo vino desde milenios y la esperanza de vida no para de crecer. Vamos a las cardiopatías. En los años 50 un médico USA, Dr. Keys, ontificó (nada de análisis estadísticos clínicos sobre miles de pacientes durante una década, como ahora), que las cardiopatías las causaba el colesterol. Punto. Guerra a las grasas y similares. Luego se descubrió lo del colesterol “bueno y malo” que Keys ignoraba. El malvado era el colesterol malo. Los laboratorios Merck “americanos” dieron con la panacea. La estatinas. Negocio redondo. Durante 20 años han vendido estatinas por valor de US$88.000 millones. La SS lo receta gratis, pero los españoles siguen muriendo de enfermedades cardiovasculares. Si tan milagrosas son las estatinas solo aquellos que no las toman deberían morirse por esa causa. Todos los que mueren de esa dolencia tomaban estatinas. Que demuestre la SS estadísticamente lo contrario. La medicina es un gran negocio. Algunos lo denuncian como aquí: Arte TV – Colesterol: ¿la gran mentira?
youtube.com/watch?v=bCROrDk_BlE
El otro veneno que sí nos mata, lenta y dulcemente, es el azúcar (fructosa, sacarosa, etc.) y durante años ha creado una generación de obesos crónicos. Todos los alimentos preparados están azucarados. No tomas azúcar directamente pero sí indirectamente. lameteoqueviene.blogspot.com.es/…por-eso.html
Por cierto, el alcohol se convierte en azúcar rápidamente. De la misma manera ocurre con el alcohol, pues el etanol y la fructosa de metabolizan de forma idéntica en el hígado.
Salud !

PabloPablo

La Organización Mundial de la Salud en su Informe Mundial de Situación sobre Alcohol y Salud publicado en 2015 concretó que «un consumo tan bajo como una bebida diaria causa un aumento significativo del riesgo de algunos tipos de cáncer»…

Hay muchos tipos de cáncer diferentes el alcohol solo afecta a parte de ellos. Si en Europa vivimos más que en otros países suele ser porque tenemos acceso a servicios médicos de más calidad y tenemos mayor calidad. Ademas cada vez más cánceres son curados echale los países ricos. Ya se ha demostrado que el elemento que más influye en la esperanza de vida es el dinero.

Sobre el azúcar no lo tengo claro, afecta a otros temas, sobrepeso, diabetes, y a alimentar el cáncer, pero no a provocarlo.

El consumo de alcohol para el corazón y las dificultades de divulgar ciencia - Cuaderno d...

[…] de mis divulgadoras favoritas es Deborah García Bello, que ha publicado muy recientemente un artículo sobre el consumo de alcohol, siguiendo la misma tesis que Julio Basulto: el consumo se alcohol es perjudicial siempre y en toda […]

NicolasNicolas

Claro que no, guapi: “El consumo moderado de alcohol previene el risego de enfermedad coronaria”. Este hecho ha sido documentada en más de 40 trabajos científicos en las revistas con mayor prestigio internacional, generando más de 10.0000 referncias científicas. Aquí un cortísimo ejemplo.

Rimm, E. B., Williams, P., Fosher, K., Criqui, M., & Stampfer, M. J. (1999). Moderate alcohol intake and lower risk of coronary heart disease: meta-analysis of effects on lipids and haemostatic factors. Bmj, 319(7224), 1523-1528.

Moore RD, Pearson TA. Moderate alcohol consumption and coronary artery disease: a review. Medicine 1986; 65: 242–267.

Marmot M, Brunner E. Alcohol and cardiovascular disease: the status of the U-shaped curve. BMJ 1991; 303: 565–568.

Maclure M. Demonstration of deductive meta-analysis: ethanol intake and risk of myocardial infarction. Epidemiol Rev 1993; 15: 328–351.

Klatsky AL. Epidemiology of coronary heart disease—influence of alcohol. Alcohol Clin Exp Res 1994; 18: 88–96.

Verschuren PM Renaud S, Criqui MH, Farchi G, Veenstra J. Alcohol drinking and coronary heart disease. In: Verschuren PM ed. Health issues related to alcohol consumption. Washington, DC: ILSI Press, 1993: 18–124.

A los autores del blog: Poner en práctica la cultura científica no requiere más que meterse en un portal indexador de artículos científicos, por ejemplo web of knowledge, portalmed, o el más accesible: google scholar. Saludos y ánimo.

César ToméCésar Tomé

¿Basta meterse en un buscador y hacer cherry-picking seleccionando como referencia más moderna una de hace 18 años? ¿No sería mejor buscar meta-análisis en los que se corrija por los sesgos descubiertos? Me parece a mí que la investigación sanitaria no es lo suyo. Un ejemplo de las dificultades del tema y cómo abordarlas las encuentra usted en este mismo Cuaderno: culturacientifica.com/2017/08/28…gar-ciencia/

Muchas gracias y ánimo.

Manuel López RosasManuel López Rosas

Una consideración resultante de la nota y la (riquísima) discusión adjunta: Nuevos resultados de poner a prueba lo que creemos -incluso si resulta de nociones anteriores certificadas- nos obliga a reconsiderar los nuevos lugares comunes en que se convierten los conocimientos que ahora compartimos.

Parece un galimatías, pero es consecuencia obligada, no leo para ser indoctrinado, sino para poner a prueba y fundamentar mis pensamientos, y mis acciones.

Gracias por la nota, las múltiples participaciones y su paciencia (a quien haya leído esta nota).

Deja un comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>