El proyecto «Código Dickens»: descifrando la «carta de Tavistock»

Matemoción

Charles Dickens (1812-1870) fue el autor de títulos tan conocidos como Oliver Twist, David Copperfield, Historia de dos ciudades o Cuento de Navidad. El escritor inglés era aficionado a los acertijos, llegando a inventar un código propio, basado en la braquigrafía, con el que «redactó» algunos textos aún no descifrados. De hecho, Dickens usó de manera frecuente la taquigrafía como herramienta en informes parlamentarios, redacción de cartas y toma de notas, aunque se desconoce el sistema que utilizó.

El proyecto Código Dickens intenta descifrar estos documentos taquigrafiados del escritor inglés. Claire Wood, profesora de Literatura Victoriana en la Universidad de Leicester (Reino Unido), dirige este proyecto en el que colabora también Hugo Bowles, profesor de Inglés en la Universidad de Foggia (Italia).

Uno de los textos estudiados en este proyecto es la «carta Tavistock», depositada en la Biblioteca y Museo Morgan de Nueva York, llamada de esta manera por estar escrita en un papel con membrete de la casa Tavistock en la que Dickens y su familia vivieron entre 1851 y 1860.

Charles Dickens (Wikimedia Commons) y la «carta Tavistock» (The Dickens Code)

A finales de 2021, Wood y Bowles hicieron un llamamiento internacional para intentar descubrir el significado de esta misteriosa misiva. Ofrecían un premio en metálico a quien ayudara a aclarar total o parcialmente el significado de esta carta, guardada en el museo durante más de 150 años sin que nadie descubriera su clave. Numerosas personas de todos los lugares del mundo atendieron esta solicitud, y las aportaciones recibidas han conseguido resolver parcialmente el rompecabezas. Y hago alusión a un puzle, porque aproximadamente el 70 % del contenido se ha completado uniendo las piezas que cada persona ha ido aportando. Diferentes «descifradores amateurs» han ido proponiendo trozos de texto traducido, ayudando a que el significado escondido haya tomado forma. Se han identificado en la «carta Tavistock» expresiones como «Día de la Ascensión», «la próxima semana», «anuncio», «rechazado», «devuelto», «falso e injusto» o «en audiencia pública». Todas ellas forman parte de esas piezas que han ido encajando poco a poco y que han ayudado a descubrir, entre otras, la fecha de la carta en la que Dickens aludía a algún manuscrito que alguna revista o periódico le había rechazado.

Esta hipótesis se ha visto reforzada tras encontrar en un museo de Nueva York una carta de 1859, escrita por el gerente de The Times, Mowbray Morris,en la que el directivo pedía disculpas a Dickens por la decisión de un empleado, que había rechazado el anuncio del escritor, temeroso de sus posibles consecuencias legales.

El anuncio era urgente para el escritor ya que concernía a la disolución de una sociedad: Dickens era copropietario y editor de una revista semanal llamada Household Words. El escritor había entrado en conflicto con los editores de esta publicación, Bradbury & Evans, y Dickens decidió crear una nueva revista de la que sería el único propietario y editor, y de la que tendría el control total: All The Year Round. Para él era prioritario conseguir que la transición entre las dos publicaciones fuera lo más rápida posible y, por supuesto, al mismo tiempo, pretendía atraer a los lectores de Household Words hacia su nuevo proyecto.

Portadas de Household Words y All The Year Round (Wikimedia Commons).

Descontento por la respuesta negativa del empleado, el 6 de mayo de 1859 el escritor se había dirigido al editor del periódico The Times, J.T. Delane, pidiendo su intervención. Y habría guardado una copia críptica de esa misiva, posiblemente por razones legales: esa es la «carta Tavistock».

Delane pasó la carta de Dickens a Mowbray Morris, quien se hizo responsable del malentendido al haber ordenado a sus empleados rechazar anuncios que consideraran conflictivos de alguna manera. El 9 de mayo escribió una carta de disculpa al escritor, la encontrada en el museo de Nueva York, y procedió a ordenar la publicación del anuncio de Dickens.

La comprensión, aunque sea parcial, de esta carta puede ayudar a entender mejor el método taquigráfico de Dickens, su vida y su obra. Aún quedan muchos manuscritos cifrados del autor por traducir. Esta labor detectivesca, realizada con precisión matemática, probablemente se vaya realizando gracias a las investigaciones de personas procedentes de la Academia y la colaboración de un voluntariado ávido por descubrir.

La carta de Tavistock nos da una idea de los tratos comerciales de Dickens: los otros manuscritos podrían incluir extractos de libros en los estantes de Dickens, discursos improvisados ​​o incluso un cuento desconocido.

Claire Wood

Referencias

Sobre la autora: Marta Macho Stadler es profesora de Topología en el Departamento de Matemáticas de la UPV/EHU, y colaboradora asidua en ZTFNews, el blog de la Facultad de Ciencia y Tecnología de esta universidad

2 comentarios

  • […] Charles Dickens (1812-1870) fue el autor de títulos tan conocidos como Oliver Twist, David Copperfield, Historia de dos ciudades o Cuento de Navidad. El escritor inglés era aficionado a los acertijos, llegando a inventar un código propio, basado en la braquigrafía, con el que «redactó» algunos textos aún no descifrados. De hecho, Dickens usó […] […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.