En agosto, como en abril, refranes mil

Matemoción

En la reciente trilogía de entradas del Cuaderno de Cultura Científica «Las emocionantes aventuras del número tres» (primera parte, segunda parte y tercera parte), se recogían algunos refranes y expresiones que contenían al número tres, como No hay dos sin tres, o Los números nones son los mejores, y el número tres el mejor (de todos) es. Pensando en estos refranes, me ha parecido interesante dedicar esta entrada estival a refranes en los que aparezcan números.

Portada del hermoso cuento infantil ilustrado La guerra de los números (OQO editora, 2009), de Juan Darién, Premio Ilustración 2008 de la Fundación Cultural CJ

La verdad es que no soy una persona de refranes, pero sí he vivido rodeado de personas que lo eran, como mi abuelo materno, que conocía muchos y a quien siempre le gustaba citar algún refrán si la situación lo permitía. Aunque, como la mayoría de las personas, conozco una buena cantidad de refranes, ya que algunos son tan populares que su uso suele ser muy cotidiano.

Empezaremos con algunos refranes sobre el número dos. Por ejemplo, el refrán que dice:

Dos no discuten (riñen) si uno no quiere.

Este refrán nos viene a decir que si no entramos en las provocaciones de otras personas no discutiremos, o nos pelearemos, con ellas, o que por mucho que se empeñe una persona en discutir con otra, si esta no quiere, no habrá discusión. El refrán admite muchos enunciados similares, como Cuando uno no quiere, dos no barajan (como se indica en el diccionario de la RAE, una de las acepciones, en desuso, del verbo “barajar” es “reñir, altercar o contender con otros”) o Cuando uno no quiere, dos no pelean. Este refrán aparece mencionado en el libro Refranes que dicen las viejas tras el fuego (1508), de Íñigo López de Mendoza, Marqués de Santillana, así como en el Tesoro de la lengua castellana o española (1611), de Sebastián de Covarrubias Orozco.

El refrán es bastante universal y nos lo encontramos en varios idiomas. Así en gallego se dice Cando un non quere, dous non barallan (cuando uno no quiere, dos no disputan), en euskera Idia ez da bakarrik uztartzen (el buey no se unce solo), en inglés se dice It takes two to make a quarrel (hacen falta dos para una pelea), en francés Pour se battre il faut être deux (para luchar hacen falta ser dos), en alemán Wer allein zankt, zankt nicht lange (quien discute solo, no discute mucho tiempo), aunque el refrán es antiguo y nos lo encontramos ya en latín, Duo sunt ad litem necessarii (dos son necesarios para reñir).

En la novela Don Quijote de la Mancha (1605 y 1614), del escritor madrileño Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616), aparecen citados muchos refranes. Uno de los cuales es:

Más vale un ‘toma’ que dos ‘te daré’.

Este refrán transmite la idea de que es mejor disfrutar de lo que nos ofrece el presente, que esperar a un posible futuro mejor. Aunque es un refrán que ya no se utiliza mucho. De nuevo, como muchos otros refranes, es bastante universal, en algunos idiomas con la misma expresión, como en francés, pero en otros con variaciones. En inglés se dice One today is worth two tomorrows (Uno de hoy vale dos de mañana), en griego Κάλλιο το σημερινό ψωμί, παρά την αυριανή πίτα (Mejor el pan de hoy que la tarta de mañana) y en algunos casos se cambia el número dos por cien, como en italiano.

El número 2 en diferentes tipografías: Arial Black, Batang, Bodoni MT Black, Broadway, Cooper Black, Century, Gigi, Goudy Stout, Jokerman y Stencil

Otro refrán conocido en alguna de sus formas es:

Al que no quiere caldo, dos tazas.

También se dice Si no quieres caldo, toma tres tazas, Si no quieres caldo, taza y media, y otras expresiones similares. En euskera se dice Nahi ez duen mandoak, bi zaldare (A mulo que no quiere pienso se le da el doble) o en catalán No vols brou?, tassa i mitja (¿No quieres caldo?, taza y media). Como se menciona en el Centro Virtual Cervantes, que recoge muchos estudios sobre refranes populares en lengua española, el significado de este refrán es que “resulta conveniente contentarse con aceptar las cosas como vienen, porque, de lo contrario, se corre el riesgo de recibir lo que no se desea, pero en una cantidad mayor o duplicada”.

Seguimos con refranes que utilizan el número dos, como:

Quien se enfada, dos trabajos (problemas) tiene.

En una de las variantes de este refrán se explica incluso cuáles son esos trabajos, ya que dice así El que se enoja tiene dos trabajos: enojarse y contentarse. En ocasiones se utiliza a modo de broma con una persona que se está empezando a picarse, para que se le pase el cabreo. Otra variación de este refrán parece tener relación con los enfados de los niños y niñas, en particular, a la hora de comer, ya que dice así: Quien se enoja, dos trabajos tiene, y tres si no come.

El siguiente refrán es el título de una comedia del dramaturgo madrileño Calderón de la Barca (1600-1681):

Casa con dos puertas, mala es de guardar.

En Refranes que dicen las viejas tras el fuego (1508), del Marqués de Santillana, aparece expresado de la siguiente manera Todo te haré, mas casa con dos puertas no te guardaré. Este mismo refrán Casa con dos puertas, mala es de guardar aparece en varios idiomas con la misma expresión, mientras que en otros se utilizan pequeñas variaciones, como en italiano Se vuoi guardar la casa, fai un uscio solo (Si quieres guardar la casa, haz una sola puerta) o griego Για να φυλάξεις το σπίτι σου, έχε μόνο μια πόρτα (Para cuidar tu casa, ten sólo una puerta).

Hay muchos refranes, la mayoría desconocidos para mí, que contienen al número dos, como: a) Dos pájaros en una espiga hacen mala compañía (que alude al hecho de que es difícil dirigir algo entre varias personas); b) Dos que duermen en un colchón, se vuelven de la misma condición; c) Entre dos muelas cordales, nunca metas tus pulgares (que según el Centro Virtual Cervantes “No es aconsejable entrar en conflictos familiares, porque los que son de la misma sangre suelen después entenderse y pueden achacar a los extraños una culpa que no les corresponde y, de esa forma, se pierde la amistad” y es otro de los que aparecen en Don Quijote de la Mancha); d) Entre dos que se quieran con uno que coma basta (nos habla del sacrificio por la persona amada); e) Hombre prevenido, vale por dos; f) Quien da primero da dos veces (que aparece en la siempre presente novela de Miguel de Cervantes); g) Quien se pone debajo de la hoja, dos veces se moja; h) Dos aguas de abril y una de mayo, valen los bueyes y el carro (que como explica el CVC quería decir que “la abundancia de las cosechas depende de las lluvias y las templanzas de estos dos meses, concretamente de las lluvias de primavera”); i) Freídle un huevo, que dos merece; j) La una mano lava la otra, y las dos al rostro (que como explica el CVC “alude a la necesidad de ayudarse unos a otros para conseguir las cosas, al tiempo que recuerda la obligación de corresponder a las ayudas que nos prestan. Se refiere también al alivio o a la ventaja de que alguien nos ayude para acabar antes y con menos esfuerzo”).

El número 3 en diferentes tipografías: Vineta BT, Viner Hand ITC, Times New Roman, Stencil, Snap ITC, Segoe Script, Rockwell Condensed, Goudy Stout, Playbill y Magneto

Un refrán muy conocido que nos liga los números dos y tres es:

Dos es compañía, tres es multitud.

Como se explica en el Centro Virtual Cervantes “se dice cuando es preferible limitar el número de personas para conseguir que reine la concordia” o que muchas personas en una misma actividad o negocio, no traen nada bueno. También se suele utilizar en relación a las parejas. En euskera cuando hay una tercera persona que molesta se dice Hara bi zu bat eta bestea ni (He aquí dos, uno tú y otro yo); en gallego se dice Compañía de tres fíxoa o demo (Compañía de tres la hizo el demonio); en catalán Més de dos són massa (Más de dos son demasiados).

Sobre el número tres ya hemos citado algunos refranes más conocidos, ahora mostraremos algunos otros que lo son menos. El primero:

A pan de quince días, hambre de tres semanas,

que ya está en desuso y que aludía a que cuando las cosas vienen mal dadas hay que aceptar lo que nos viene. Una versión más moderna sería Para el hambriento no hay pan duro.

Seguimos con otro refrán con el número tres:

El huésped y el pez, a los tres días hiede.

En Cuba se dice El invitado y el pescado al tercer día apestan o en Colombia La visita y la pesca a los tres días apesta, que además tiene rima. En gallego es parecido O hóspede e o peixe aos tres días feden (El huésped y el pez a los tres días hieden), así como en catalán L’hoste i el peix menut, més de tres dies put (El huésped y el pez pequeño, más de tres días hiede) y en euskera se dice Arraina eta arrotza, heren egunak karatzez, (usain txarrez) kanpora deragotza (bota) (que podríamos traducir –gracias al traductor- como El invitado, como el pescado, al tercer día empieza a apestar, mejor deshacerse de él). Y casi con la misma expresión existe en muchos más idiomas.

Otro refrán que ya está en desuso es:

Secreto de uno, de ninguno; de dos, sábelo Dios; de tres, secreto no es,

cuyo significado no hace falta explicar mucho. Es difícil guardar un secreto si lo conocen más de dos personas. La versión que aparece en el Vocabulario de refranes y frases proverbiales (1627), de Gonzalo Correas es Secreto de dos, sábelo Dios; secreto de tres, toda res (donde “toda res” significa todo el mundo). La versión de este refrán en euskera era Hiru belarritan igaran hitz isila, orotan lasterka dabila (El secreto que ha recorrido tres orejas va corriendo por todas partes); en catalán Secret d’un és secret, secret de dos és dificultós[,] i secret de tres descobert és (Secreto de uno es secreto, secreto de dos es dificultoso, y secreto de tres descubierto es); y en gallego Segredo de dous sábeo Deus; segredo de tres sábeo quen quer (Secreto de dos lo sabe Dios; secreto de tres lo sabe cualquiera). La versión del refrán en inglés tiene su coña, ya que dice así Three may keep a secret, if two of them are dead (Tres pueden guardar un secreto, si dos de ellos están muertos); en francés es Secret de trois, secret de tous (Secreto de tres, secreto de todos); y en alemán Zum Geheimnis ist einer zu wenig und drei schon zu viel (Para el secreto uno es demasiado poco y tres son demasiados).

Unos pocos refranes más con el número tres: a) Un médico cura, dos dudan, tres muerte segura (que no deja muy bien parados a los médicos y recomienda no visitarles mucho, o también no acudir a varios médicos para una misma dolencia); b) Dios, dame dos, y si me das tres, no te pido otra vez; c) Nueve meses de invierno y tres de infierno (en referencia al clima de Castilla); d) Con tres pes abrirás camino: pan, paciencia y padrino; e) Al muerto y al consorte, a los tres días ya no hay quien los soporte; f) Ninguna maravilla dura más de tres días; luego con otra se olvida.

El número 4 en diferentes tipografías: Agency FB, Andalus, Goudy Stout, Candara, Elephant, Gill Sans Ultrabold Condensed, Lucida Calligraphy, Modern n. 20, Narkisim y Swis 721 Blkex BT

Vayamos a por refranes con el número cuatro. Empezamos con un refrán conocido:

Cuatro ojos ven más que dos.

Este refrán nos viene a decir que dos personas, o más, encuentran mejor solución a los problemas, y mucho antes. De hecho, en ruso el refrán es Одна голова хорошо, а две лучше (Dos cabezas valen más que una), aunque en la mayoría de los idiomas el enunciado es exactamente como en castellano.

Otro refrán más o menos usado es

Donde comen tres, comen cuatro,

o también, Donde comen cuatro, comen cinco, aunque el refrán entero es En la mesa de San Francisco, donde comen cuatro comen cinco. En francés se dice Quand il y en a pour deux il y en a pour trois (Cuando hay para dos hay para tres); en alemán Wo vier essen, wird auch der fünfte satt (Donde comen cuatro también se sacia el quinto); como vemos el significado es el mismo en los distintos idiomas, aunque varían los números dos, tres, cuatro, cinco, de hecho, en inglés el refrán dice Always room for one more (siempre hay sitio para uno más).

Todos los refranes encierran cierto tipo de sabiduría, o aprendizaje, como este otro refrán:

Si haces barato, venderás más que cuatro,

que nos habla de la relación entre el precio del producto y la cantidad que se vende. De hecho, el refrán en alemán es más explícito Wer wohlfeil verkauft, hat viel Zuspruch (Quien vende a buen precio tiene mucha demanda).

Un refrán bastante popular pero que ha caído en desuso por la desaparición de la peseta, por la llegada del euro, es el siguiente:

Nadie da duros a cuatro pesetas.

Para quienes no la conocieron, la moneda de un duro valía cinco pesetas, por lo tanto, el refrán quería decir que nadie da nada de forma gratuita, sin recibir nada a cambio. Y nos advierte ante los timos, en los que “nos ofrecen duros a cuatro pesetas”.

Otro refrán económico:

Quien tiene cuatro y gasta cinco, no ha menester bolsico (o bolsillo).

Este refrán nos dice claramente que si gastamos más de lo que tenemos o ganamos, nunca ahorraremos, de hecho, acabaremos con deudas.

El número 5 en diferentes tipografías: Wide Latin, Tempus Sans, FreesiaUPC, Castellar, Georgia, Script MT Bold, PMingLiU-ExtB, Cooper Black, Copperplate Gothic Bold y BankGothic Lt BT

En el libro Diccionario de refranes comentado, de Regino Etxabe, encontramos algún refrán más con el número cinco, como:

Árbol de buen natío, toma un palmo y paga cinco,

es decir, un buen árbol ocupa poco espacio y da mucho fruto, que se utiliza para que no nos dejemos llevar por las apariencias.

Y un refrán deportivo:

El mejor perder un día 5-0, que cinco días 1-0,

que nos transmite la idea de que en el ámbito deportivo muchas veces hay que arriesgar y jugar al ataque, aunque eso pueda conllevar una abultada derrota.

El número 6 en diferentes tipografías: Vineta BT, Viner Hand ITC, Eraser, Britannic Bold, Footlight MT Light, MS Mincho, Old English Text MT, Bradley Hand ITC, Curlz MT y Bodoni MT Black

Existen muchos refranes referidos al tiempo y ahí encontramos algún refrán con el número seis, como este:

Cuando a las seis veas oscurecer, otoño seguro es.

Otra versión referida al mes de diciembre dice Cuando en diciembre empieza a llover, la noche se oscurecerá a las seis. Y uno más meteorológico:

El que compra el paraguas cuando llueve, valiendo seis le cobran nueve.

El número 7 en diferentes tipografías: Agency FB, Bauhaus 93, David, Aharoni, Elephant, Berlin Sans FB Demi, Bradley Hand ITC, Castellar, Forte y IrisUPC

Empezamos los refranes que contienen al número siete con un refrán que nos aconseja la calidad antes de la cantidad:

Más valen dos bocados de vaca que siete de patata.

De hecho, en francés es un refrán explícito, sin metáfora, La qualité vaut mieux que la quantité (Más vale la calidad que la cantidad), aunque me gustan más los refranes menos literales. En alemán se dice Besser ein Lot Gold als ein Pfund Blei (Más vale media onza de oro que una libra de plomo), pero no aparece en muchos más idiomas.

Otros refranes con el número siete: a) Un año bueno da para siete malos; b) Año de siete, deja España y vete (asociando al siete con la mala suerte); c) No alabes ni desalabes hasta siete navidades (nos habla de que no es bueno prejuzgar a una persona o dejarse llevar por la primera impresión, en general se puede utilizar como apelación a la prudencia); d) No era nada la meada, y calaba siete colchones y una frazada, aunque también se utiliza y una manta (este refrán se utiliza cuando alguien quita importancia a algo que sí la tiene y mucho, otro similar es ¡No es nada lo del ojo… y lo llevaba en la mano!).

El número 8 en diferentes tipografías: Andalus, Bodoni MT Black, Mistral, Utsaah, Elephant, MS Reference Sans Serif, Monotype Corsiva, Jokerman, GDT y Script MT Bold

Un par de refranes con el número ocho son:

Tan contenta va una gallina con un pollo, como otra con ocho,

que habla del amor de una madre por sus hijos, ya sea uno o muchos; y un refrán más agrícola:

Cebada granada, a los ocho días segada.

El número 9 en diferentes tipografías: Dutch801 Rm BT, Bernard MT Condensed, Swis721 BlkOul BT, JasmineUPC, Felix Titling, Blackadder ITC, Tw Cen MT, Gigi, Cooper Black y Bradley Hand ITC

No hay muchos más refranes sobre el número nueve que los vistos anteriormente. A continuación, veamos uno con el número diez, que en su versión larga menciona también al nueve, este es:

A las diez en la cama estés,

que recomienda acostarse pronto, así se podrá descansar bien y afrontar mejor el siguiente día y que en su versión más extendida dice A las diez en la cama estés, y si puede ser, a las nueve. En euskera se dice Munduen nahi dabenak luzeroen bizi, olluekin erretirau ta , txoriekin jagi (Quien quiere vivir durante mucho tiempo, que se acueste con las gallinas y que se levante con los pájaros); en inglés Early to bed, early to rise, makes a man healthy, wealthy and wise (Acostarse temprano y levantarse temprano hacen al hombre sano, rico y sabio) o en francés Si tu veux bien te porter, couche-toi tôt et lève-toi tôt (Si te quieres encontrar sano, acuéstate pronto y levántate temprano).

Un refrán relacionado con este es:

A las diez, deja la calle para quien es,

que nos habla de los peligros de la noche. Y seguimos con algunos refranes más con el número diez que he encontrado en el libro Refranero: refranes y expresiones populares, de Pierre Marie Mouronval Morales: a) Lo que desenredan diez hombres buenos, lo vuelve a enredar un picapleitos (que no habla precisamente bien de los abogados); b) Una vez salí y diez me arrepentí; c) El amigo que está presente vale por diez ausentes; d) Mucho más trabajo cuesta hacer un libro que hacer diez hijos; e) Más aprende un pobre en un mes, que un rico en años diez.

El número 0 en diferentes tipografías: Bradley Hand ITC, Bodoni MT, Vani, Imprint MT Shadow, Curlz MT, BankGothic Md BT, Vineta BT, Batang, Freestyle Script y Gill Sans Ultra Bold

Algunos refranes con el número cien. Este primero es muy conocido, e incluso ha dado título a una película:

Quien roba a un ladrón, tiene cien años de perdón,

que disculpa a quien comete una mala acción contra alguien malvado. En La Celestina () se cita como Quien engaña al engañador cien años de perdón. Este es otro refrán ampliamente difundido. En inglés se dice It’s no crime to steal from a thief (No es un crimen robar a un ladrón); en francés C’est une bonne action de volerle larron (Es una buena acción robar a un ladrón); en italiano Chi ruba a un buon ladron ha cent’anni di perdon (Quien roba a un buen ladrón tiene cien años de perdón); o en alemán Wer einen Betrüger betrügt und einen Dieb bestiehlt, erhält hundert Jahr Ablass (Quien engaña a un timador y roba a un ladrón consigue cien años de indulgencia). Pero incluso nos lo encontramos en latín, Dolus cum dolo compensatur (Engaño con engaño se compensa).

Otro refrán muy conocido es:

Más vale pájaro en mano, que ciento volando,

que pone en valor lo que tenemos, aunque sea normal o escaso, frente a aquello más perfecto que deseamos, pero que es posible que nunca consigamos. Entre las diferentes versiones de este refrán tenemos Más vale pájaro en la barriga que ciento en la liga. La versión en euskera es Aireko txoriarentzat eskuakoa es utz (No dejes el pájaro de la mano para cazar el del aire).

Y otro muy conocido:

No hay mal que cien años dure.

Algunos refranes más: a) Si una puerta se cierra, ciento se abren; b) Dios me dé cien enemigos y no me dé un falso amigo; c) El bien hacer abre cien puertas y el mal agradecer las cierra; d) Quien come la vaca del rey, a cien años paga los huesos; e) Más caga un buey que cien golondrinas; f) Más discurre un hambriento que cien letrados.

Y terminemos con dos refranes con el número mil,

Antes de mil años todos seremos calvos,

y el que da título a esta entrada del Cuaderno de Cultura Científica,

En abril, aguas mil.

Bibliografía

1.- Jesús Cantera Ortiz de Urbina, Julia Sevilla Muñoz, Refranes que dizen las viejas tras el fuego, los refranes recopilados por el Marqués de Santillana, Centro Virtual Cervantes Instituto Cervantes, 2018.

2.- Centro Virtual Cervantes, del Instituto Cervantes.

3.- Regino Etxabe, Diccionario de refranes comentado, Ediciones de la Torre, 2012.

4.- Buscapalabra: Refranes y dichos

5.- Pierre Marie Mouronval Morales, Refranero: refranes y expresiones populares, CreateSpace Independent Publishing Platform, 2017.

Sobre el autor: Raúl Ibáñez es profesor del Departamento de Matemáticas de la UPV/EHU y colaborador de la Cátedra de Cultura Científica

2 comentarios

  • […] En la reciente trilogía de entradas del Cuaderno de Cultura Científica «Las emocionantes aventuras del número tres» (primera parte, segunda parte y tercera parte), se recogían algunos refranes y expresiones que contenían al número tres, como No hay dos sin tres, o Los números nones son los mejores, y el número tres el mejor …  […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *